Bruselas.- La Unión Europea tratará de expandir la presencia de sus empresas en América Latina y el Caribe durante una cumbre que celebrará con los países de esas regiones en Santiago (Chile), los días 26 y 27 de este mes.

La cita anual tiene por objetivo pasar revista a los últimos acontecimientos políticos y económicos en ambos lados del Atlántico y discutir cómo proseguir en la cooperación bilateral.

Pero, en paralelo, una delegación de representantes de 40 compañías y asociaciones industriales de diez países europeos buscará abrir camino en los mercados latinoamericanos, con el auspicio del comisario europeo de Industria, Antonio Tajani.

"El viaje hace parte de una serie de misiones para ayudar al crecimiento de las empresas europeas, en particular las pequeñas y medianas (Pyme), a sacar mejor provecho de los mercados internacionales que están en rápido crecimiento", explicó la Comisión Europea.

La idea es sacar partido del "fuerte desempeño económico" que la región ha experimentado en los últimos tres años, cuando el producto interior bruto (PIB) de sus países creció un 4.5% de media.

Además, el alto funcionario se reunirá con diferentes ministros chilenos para profundizar la implementación de acuerdos políticos firmados en junio de 2011 en los ámbitos del desarrollo de las Pyme, de cooperación industrial, de turismo y de política espacial.

El comisario de Comercio, Karel De Gucht, también participará de la ofensiva europea, presionando a Colombia, Perú y los países de Centroamérica a obrar para la pronta entrada en vigor de los acuerdos comerciales que firmaron con la UE el pasado año.

En paralelo, los presidentes del Consejo y de la Comisión Europea, Herman Van Rompuy y José Manuel Durao Barroso, exigirán a sus homólogos latinoamericanos más garantías a las inversiones europeas, para poner fin al clima de desconfianza generado con las expropiaciones realizadas el pasado año por Bolivia y Argentia.

Ofrecer seguridad legal a los inversores es esencial para promover inversiones de alta calidad, con responsabilidad social, señaló Bruselas.

Pedirán, igualmente, que preserven la apertura comercial y eviten tomar medidas proteccionistas en sus países, argumentando que ello es esencial para asegurar un crecimiento y desarrollo continuado.

lgl