La Unión Europea (UE) espera que los líderes de las 20 principales economías del mundo (G-20) accedan a contribuir con más dinero para el Fondo Monetario Internacional (FMI) en abril, después de que la zona euro expandiera su propia capacidad de rescate, dijeron funcionarios del bloque.

El FMI está buscando duplicar sus fondos y llegar a 600,000 millones de dólares en nuevos recursos, con el fin de ayudar a las naciones a lidiar con las consecuencias de la crisis de deuda de la zona euro.

Pero la mayoría de los países del G-20 expresa que antes de inyectar dinero fresco al FMI la zona euro debe colocar más de sus propios fondos para resolver su crisis de deuda soberana.

En respuesta, los ministros de Finanzas de los 17 países del bloque europeo elevaron la capacidad combinada de préstamo de sus dos fondos de rescate a 700,000 millones de euros, desde 500,000 millones de euros.

Es importante garantizar que el FMI tenga recursos suficientes para asumir su rol sistémico en la economía mundial y el acuerdo entre el eurogrupo es muy importante en estos aspectos , dijo la ministra danesa de Economía, Margrethe Vestager, cuyo país ocupa la Presidencia de la UE.

Pero cinco principales economías emergentes -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS)- enuncian que sólo apoyarán un aumento en los recursos del FMI si se les da más voz en el organismo, según lo previsto en la reforma del 2010.

La zona euro ya ha declarado que contribuiría con 150,000 millones de euros para agrandar los recursos del FMI.

República Checa contribuirá con 1,500 millones de euros; Dinamarca, con 5,300; Polonia, con 6,300, y Suecia, con 6,900 millones de euros.

Pero Alemania, Finlandia, Holanda, Estonia y Eslovenia se opusieron a una capacidad de rescate mayor.