Santiago.- Líderes de la Unión Europea pusieron presión el sábado sobre Argentina y Brasil en una cumbre en Chile para que abran sus mercados y le den un impulso a las estancadas negociaciones para un acuerdo comercial que podría ser un premio mayor para el Viejo Continente, que trata de emerger tras tres años de crisis.

La UE y la unión aduanera Mercosur, liderada por Argentina y Brasil, lanzaron en 1995 un ambicioso proyecto para crear el área de libre comercio más grande del mundo, pero la iniciativa nunca prosperó por acusaciones cruzadas de proteccionismo.

Un pacto comercial con el bloque sudamericano -también integrado por Venezuela, Uruguay y Paraguay- sería una buena noticia para Europa, en su búsqueda de profundizar su comercio exterior para salir de la crisis.

Pero, Argentina y Brasil han optado por levantar barreras proteccionistas como defensa a una temida avalancha de baratos productos europeos que no encuentran lugar en su mercado doméstico, volando por los aires cualquier acercamiento posible con Bruselas.

Además, los socios sudamericanos, dos gigantescos productores de materias primas, critican la política europea de subsidios a sus agricultores, algo que la UE no parece muy dispuesta a negociar.

El tema estará entre las conversaciones que líderes de América Latina y Europa mantendrán este sábado y el domingo en una cumbre entre los dos bloques que se celebrará en Santiago de Chile.

En un discurso ante un foro de empresarios paralelo al encuentro, el comisario comercio de la UE, Karel De Gucht, dijo que llegó el tiempo de actuar para un acuerdo con el Mercosur.

"Necesitamos llevar a una conclusión las negociaciones con el Mercosur", dijo De Gucht.

"No es un secreto que a Europa le habría gustado haber progresado más en esas conversaciones", agregó.

De Gutch reconoció que las 27 naciones que conforman la Unión Europea pueden hacer más para reducir sus barreras comerciales. Pero, el principal problema a resolver para cerrar un acuerdo comercial con Mercosur son las medidas tomadas por Buenos Aires y Brasilia para restringir sus importaciones.

La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó que hablará con la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, por este tema.

"Tenemos que tener mercados abiertos en el sentido de libre comercio, sin proteccionismo. Esto es la convicción que une a Chile y Alemania", dijo Merkel en una conferencia de prensa con su par chileno, Sebastián Piñera.

"Hoy, por ejemplo, voy a hablar con la presidenta de Brasil que tenemos el objetivo de tener un acuerdo de esta índole con Mercosur", agregó en referencia a los pactos de libre comercio que la UE firmó con otros países latinoamericanos.

LIBRE COMERCIO, BAJO PRESION

De acuerdo con Global Trade Alert, una entidad independiente que monitorea el comercio, Argentina y Brasil son unos de los países más proteccionistas del mundo.

"El proteccionismo está resurgiendo otra vez", advirtió el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, ante cientos de líderes de negocios latinoamericanos y europeos.

"El libre comercio está bajo presión, pero es nuestra responsabilidad abrir los mercados (...) Es tiempo de alcanzar un acuerdo con el Mercosur", agregó.

En el caso argentino, la nación sudamericana aplica desde el año pasado fuerte restricciones a las compras externas para defender a sus industrias, cuya competitividad está golpeada por la alta inflación en el país, y proteger su clave superávit comercial.

El Grupo de los 20, que reúne a las mayores economías del planeta, prometió no tomar medidas proteccionistas tras la crisis financiera global del 2008-2009.

"Nosotros creemos que la apertura de los mercados es el camino que tienen por delante América Latina y el Caribe", dijo De Gucht, agregando que la Unión Europea lleva adelante la más ambiciosa agenda de liberalización comercial del mundo.

"Nosotros debemos continuar respondiendo al llamado del G20 de no aplicar medidas proteccionistas", resaltó.

apr