La Unión Europea (UE) estaba el martes más cerca de sancionar a Italia por el aumento de su deuda, mientras autoridades en Roma intentaban evitar un procedimiento que podría gravar al país con grandes multas y alejar a los inversores.

Enviados de los gobiernos de la UE estuvieron de acuerdo en que se justificaba una medida disciplinaria, según un documento confidencial visto por Reuters, que confirma la evaluación de la Comisión Europea de que Italia está infringiendo las reglas fiscales al no recortar su enorme deuda pública.

El presidente saliente de la comisión, Jean-Claude Juncker, dijo que Italia estaba “avanzando en una dirección equivocada” y que se arriesgaba a un procedimiento que podría durar años.

Italia y la comisión han estado en desacuerdo sobre cuestiones fiscales desde que un gobierno de coalición euroescéptico asumió hace un año, armado con ambiciosos planes de gasto fiscal.

Sin embargo, en una rara muestra de unidad después de varias disputas en los últimos meses, los líderes de la coalición italiana acordaron de la noche a la mañana abordar las preocupaciones de la UE.

El primer ministro, Giuseppe Conte, dijo después de una reunión que trabajarían juntos para evitar una medida disciplinaria de la UE.

“Nuestro objetivo compartido es evitar la infracción, al tiempo que salvaguardamos el crecimiento económico, el empleo y los recortes de impuestos”, agregó el vice primer ministro Matteo Salvini, de la Liga de extrema derecha.

La deuda de Roma ha aumentando constantemente desde un mínimo de 104% del Producto Interno Bruto en el 2007 y hasta 132%, sólo por detrás de la de Grecia dentro de la zona euro.