Bruselas.- Europa confió en que el inédito mecanismo de 750,000 millones de euros aprobado para socorrer a los socios en apuros de la Eurozona entierre los temores que pesaron sobre la moneda única en los mercados, cuya primera reacción fue un claro rebote al alza.

"Creo que es el principio del fin" de la especulación contra el euro, declaró en Bruselas el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la Unión Europea (UE).

"Es la mayor respuesta que ha dado la UE frente a los especuladores y espero que lo entiendan así", reafirmó Moratinos, en alusión al mecanismo acordado en la madrugada del lunes en Bruselas por los ministros europeos de Finanzas.

"El acuerdo garantizará el fracaso de cualquier intento de debilitar la estabilidad del euro", aseguró por su parte el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

Eco en los mercados

La confianza mostrada por los líderes europeos en la eficacia y solidez del mecanismo financiero, en el que participará el Fondo Monetario Internacional (FMI) e incluirá una acción concertada de los principales bancos centrales del mundo, encontró eco en la evolución de los mercados en las primeras horas.

Después de acumular una semana de pérdidas, las bolsas europeas se contagiaban de un clima de euforia: hacia las 10:00 GMT (5:00 de la mañana hora de México), el parqué de Madrid se disparaba 11.79%, Lisboa 9.77%, París 8.24% y Fráncfort 4.50 por ciento.

Las bolsas asiáticas cerraron también con ganancias, si bien más modestas.

El euro recobraba por su parte el aliento tras hundirse a su nivel más bajo en 15 meses y se cambiaba por encima de 1.30 dólares, en clara alza respecto a su cierre a 1.2759 dólares el viernes en Nueva York.

Otro frente en el que el plan europeo parecía revertir la tendencia hacia el abismo era el mercado de emisiones de deuda soberana, ya que el rendimiento de las obligaciones de Estado griegas a diez años caían espectacularmente, estableciéndose a 6.8%, contra más de 12% el viernes.

¿Fin de los temores?

Pero la pregunta subyacente es si esta tendencia alcista es sinónimo de que Europa consiguió arrancar de cuajo los temores a una crisis de deuda soberana en la zona euro y blindarse ante los ataques de los especuladores.

El mecanismo financiero aprobado por los 27 no tiene precedentes: consiste en un paquete de 440,000 millones de euros en préstamos y garantías por parte de los Estados de la Eurozona, a los que se añaden hasta 250,000 millones de euros del FMI y 60,000 millones de la Comisión Europea.

Su aprobación no tiene por qué traducirse en un desembolso real, pero estará ahí para ser prestado a los países con riesgo de quiebra.

El Banco Central Europeo (BCE), así como los bancos centrales de la región, empezaron además el lunes a comprar emisiones de deuda a los Estados, un gesto inédito que equivale a prestar dinero a los gobiernos.

También los principales bancos centrales mundiales, incluido el BCE y la Fed estadounidense, anunciaron una acción concertada, mejorando sobre todo el suministro de dólares a los bancos europeos.

Este paquete de medidas es un "gran paso adelante", declaró el director general del FMI, Dominique Strauss-Kahn, al llegar a Basilea (Suiza) para una reunión de los presidentes de los bancos centrales.

Alemania modera entusiasmo

Alemania en cambio limitó el entusiasmo: el fondo aprobado va a "reforzar y proteger al euro", pero la Eurozona debe "atacar los problemas desde la raíz" y fortalecer la disciplina presupuestaria, advirtió la canciller, Angela Merkel.

Después de que Grecia se hundiera en una crisis presupuestaria, forzando a la Eurozona y al FMI a aprobar un rescate internacional, los riesgos de contagio se propagaron a otros países fuertemente endeudados como España y Portugal, hasta el punto de que el futuro de la Eurozona pareció pender de un hilo.

Merkel saludó los anuncios de España y Portugal de acelerar sus planes de reducción del déficit público, al estimar que constituyen un "mensaje importante en dirección a los mercados".

Plan de austeridad español

El jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, presentará el miércoles ante el parlamento las medidas específicas para ahorrar hasta 15,000 millones de euros suplementarios hasta 2011, según la prensa española.

No obstante, por ahora, España "no se plantea recurrir" al mecanismo financiero, indicó el domingo la ministra de Economía, Elena Salgado.