Los ministros de Finanzas de la Eurozona, reunidos en Bruselas, se dijeron preocupados por la rápida devaluación de la moneda común, castigada por el elevado endeudamiento de los Estados miembros, que prometen reducir para devolver la confianza a los mercados.

Los ministros se reunieron hacia las 15H00 GMT en Bruselas para mantener su encuentro mensual, el mismo día en que el euro, compartido por 16 países de la UE, cayó a su nivel más bajo desde abril del 2006, a 1,2235 dólares, antes de recuperarse por encima del umbral de 1.23 USD.

"No estoy preocupado por la tasa de cambio actual, sino por la rapidez con la que la tasa se ha deteriorado", declaró a la prensa antes de la reunión el jefe de los ministros de Finanzas de la Eurozona, Jean-Claude Juncker.

Los temores en torno a la deuda de los países europeos, en especial Grecia, España y Portugal, persisten pese a un plan inédito de 750,000 millones de euros acordado la semana pasada junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para socorrer a los países de la Eurozona con apuros fiscales.

En las últimas semanas, esos temores han pesado en la moneda común, que ha perdido 19% de su valor desde comienzos del pasado diciembre.

En los últimas días, la Comisión Europea propuso que a partir del 2011 la UE examine los presupuestos de los Estados miembros, antes de que los parlamentos nacionales los aprueben, para asegurarse de que los déficit se mantienen controlados.

Pero Alemania, principal economía de la Eurozona, quiere ir más lejos.

Su ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble, llamó este lunes a sus socios a "reducir los déficit y reforzar el Pacto de Estabilidad", que fija el nivel máximo de déficit público de los Estados miembros de la Eurozona en un 3% de su PIB.

El ministro tampoco descartó la idea de inscribir en la Constitución de los demás países de la zona euro el tope máximo que debe alcanzar el déficit, tal como hizo Alemania el año pasado.

"Es una cuestión" que debe abordarse y que forma parte de las eventuales lecciones que hay que aprender de la crisis, dijo.

"Hay que ver en qué medida esa disposición podría hallar la adhesión general de todos", dijo Juncker, que advirtió que "haremos todo para reducir el nivel de la deuda pública en Europa".

"Hay que actuar con mucha más determinación" para reducir los déficit, abundó el ministro austríaco, Josef Proll, que dijo que presionará a Portugal y España para que saneen sus cuentas.

Los ministros de Finanzas de la zona euro examinaban estas medidas el lunes, y el martes harán lo mismo los del conjunto de la UE, integrada por 27 Estados.

Por su lado, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, instó a los europeos a aprovechar la crisis actual para "remodelar" sus instituciones y fortalecer el euro, que por el momento carece de un "entorno económico que lo haga viable en período de crisis".

En declaraciones al canal de televisión Euronews, Strauss-Kahn dijo también que las medidas de austeridad presentadas por España y Portugal son "muy audaces" y "empiezan a abordar el problema frontalmente".

RDS