El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el jueves que no está feliz con la decisión de la Reserva Federal (Fed) de subir las tasas de interés, asegurando que le preocupa el impacto potencial a la economía y a la competitividad del país.

“No estoy entusiasmado”, dijo Trump en una entrevista al canal de noticias financieras CNBC. “Porque subimos y cada vez que se hace quieren subir las tasas nuevamente. En realidad, no estoy contento con eso. Pero al mismo tiempo les dejo hacer lo que creen que es mejor”, afirmó el mandatario.

“No me gusta todo este trabajo que estamos poniendo en la economía y luego veo que las tasas suben”, agregó.

Trump dijo que le preocupa que los aumentos de tasas de la Fed pongan a Estados Unidos en “desventaja” mientras el Banco de Japón (BoJ, por su sigla en inglés) y el Banco Central Europeo (BCE) mantienen su política monetaria expansiva.

Estos comentarios no fueron los primeros en los que Trump se aparta de una larga tradición de los presidentes estadounidenses de abstenerse de comentar sobre la política de la Fed y el valor del dólar, una costumbre que abandonó el jueves.

“Sólo estoy diciendo lo mismo que habría dicho como ciudadano privado”, dijo. “Así que alguien diría, ‘oh, tal vez no debería decir eso como presidente’. No me importa lo que digan, porque mis opiniones no han cambiado”.

Más tarde, en un comunicado, la Casa Blanca aseguró que Trump respeta la independencia de la Fed y no está interfiriendo en sus decisiones de política.

“Como lo ha dicho él considera al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, un muy buen hombre y no está interviniendo en las decisiones de política pública de la Fed”, aseguró la administración. “El punto de vista del presidente respecto a las tasas es bien conocido y sus comentarios hoy son una reiteración de esas posiciones que tiene desde hace tiempo y otros comentarios públicos”.

No obstante, el Índice Dólar recortó sus ganancias luego de los comentarios de Trump, mientras que los retornos de los bonos del Tesoro estadounidense tocaron mínimos de sesión. Los precios de las acciones también redujeron brevemente sus pérdidas tras conocerse sus declaraciones.