El gobierno del presidente Donald Trump postergará nuevos aranceles de 10% a las importaciones de ciertos productos chinos, como laptops y teléfonos móviles, que debían empezar a regir a inicios del próximo mes, anunció el martes la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos.

Otros productos sujetos a la postergación, hasta el 15 de diciembre, fueron "computadoras, consolas de videojuegos, ciertos juguetes, monitores de computadores y algunos ítems de indumentaria", dijo el gobierno en un comunicado.

Un grupo separado de productos también será exento de los nuevos gravámenes, "en base a temas de salud, seguridad nacional y otros factores", añadió.

El anuncio responde a un acercamiento entre funcionarios chinos y estadounidenses en el tema comercial. 

El viceprimer ministro chino, Liu He, conversó por teléfono el representante comercial Robert Lighthizer y el secretario del Tesoro Steven Mnuchin el martes, según el Gobierno en Pekín.

Las partes acordaron conversar nuevamente por teléfono en dos semanas, dijo el Ministerio del Comercio chino.