La irrupción de Donald Trump en la política mundial ha tenido el efecto, para el analista de asuntos internacionales Luis Huacuja Acevedo, de mostrar a los actores internacionales las debilidades que han acumulado a lo largo de años de aceptar el tutelaje de Estados Unidos. La amenaza del magnate inmobiliario de tomar medidas proteccionistas para su país pinta un escenario en el que Estados Unidos, actor protagónico en el teatro mundial, dejará un vacío. América Latina, y en particular México, han comenzado a resentir los efectos de esta ausencia anunciada, y comienzan a buscar quién llene el lugar vacante. Una de las opciones para la región es la Unión Europea, entidad con la que México y América Latina tiene acuerdos comerciales vigentes, pero que, en opinión del especialista, han sido desaprovechados.

Para Huacuja, Responsable del Programa de Estudios sobre la Unión Europea en el Posgrado de la UNAM, la importancia de estrechar la cercanía con la Unión Europea no se reduce al ámbito comercial. Como ejemplo, la estrategia que debe seguir México ante la exigencia de Trump de renegociar el TLCAN es apostar por la confrontación legal en instancias internacionales, contando como aliado con la Unión Europea.

¿La victoria de Donald Trump modificará las relaciones entre América Latina y la Unión Europea?

Sí, necesariamente cambia el mapa político, como en su momento sucedió tras la caída del muro de Berlín, con implicaciones para las relaciones de Estados Unidos con América Latina y las relaciones de la Unión Europea con América Latina, pues están ligadas. Con agendas específicas diferenciadas, Estados Unidos apuesta o ha apostado por el libre comercio, mientras que la Unión Europea tiene una agenda mucho más integral que incluye los aspectos comerciales, políticos y de derechos humanos.

Muchos de los países de AL con los que la UE ha firmado acuerdos los tienen también con Estados Unidos, lo cual no es casual. Para los europeos esto tiene un gran valor estratégico, pues les permite, por ejemplo, terminar sus productos en México y llevarlos a Estados Unidos con arancel cero. Pero con Trump, que ha exigido la renegociación del TLCAN, el riesgo es que si México accede a abrir el TLCAN, esto ahuyentará a las inversiones europeas. Tampoco la Unión Europea pasa por un buen momento tras la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Otra de las víctimas de la victoria de Trump es el Acuerdo Transatlántico entre la Unión Europea y Estados Unidos, que se encontraba ya en la decimoquinta ronda de negociaciones, y que queda ahora en impasse con la victoria del republicano. Ante este panorama, lo que queda para la Unión Europea es renovar o actualizar los acuerdos que ya tiene con algunos países, como el que firmó con México en 1997, o el de Chile, suscrito en el 2002.

¿La Unión Europea ve en América Latina un socio estratégico?

La Unión Europea ve en América Latina no sólo a un socio comercial, sino también a un socio político y un socio en los foros multilaterales. Esto fue muy claro en la invasión de Estados Unidos en Irak, donde Chile y México se acercaron mucho más a Europa, jugaron como socios de Europa en el Consejo de Seguridad de la ONU para oponerse a la invasión estadounidense. En términos políticos, históricamente Europa ha identificado a México y a Brasil como los principales actores en la región, pero en la actualidad ambos países atraviesan graves crisis. Las complicaciones que enfrenta ahora Brasil han debilitado mucho su posición, no sólo como socio de la Unión Europea, en términos políticos, sino también en la región. El Mercosur, bloque comercial del que forma parte, está pasando también por un mal momento. Argentina, el otro integrante importante del Mercosur, enfrenta la problemática de que el gobierno de Mauricio Macri no logra levantar, y al interior del país existe una confrontación entre las Cámaras, entre el Congreso y el Ejecutivo, que dificulta pensar en otra cosa.

¿Cómo podrían México y AL aprovechar las relaciones con la UE?

Trump ha mostrado a México sus debilidades y las cosas que no ha hecho en muchos años. Un caso es el de su relación con la Unión Europea, que ha desaprovechado al apostar a los socios de siempre; pero a la UE también le ha faltado hacer su tarea. Por ejemplo, Croacia, que es el último país que se incorporó a la Unión Europea lo hizo en el 2013 , resulta que hoy está fuera del acuerdo UE-México por errores administrativos del gobierno mexicano, pero también por un descuido de la UE, que no han firmado aún los protocolos que incorporen a Croacia al acuerdo ahora que es parte de la Unión Europea. En contraste, Perú y Chile han hecho mucho por diversifica sus relaciones, y, por ejemplo, se han acercado a China en los últimos años, mientras que México se ha rezagado tanto que incluso no cuenta en la actualidad con un embajador ante el país asiático.

Otro de los errores de México que quedaron al descubierto es el de que ha apostado mucho por su relación con Estados Unidos, y ahora está pagando las consecuencias. Uno más es la relación del país con China, que si bien es importante, en términos comerciales es pésima. Las relaciones con China se han descuidado tanto que esto ha provocado que el país asiático se acerque más a Brasil con el que ha aumentado su comercio , y con otros países de la región.

El país cuenta con algunas otras relaciones como la Alianza del Pacífico, que no funcionará mientras no se cuente con una buena infraestructura marítima que permita a México comunicarse de manera eficiente; mientras eso no funcione, el comercio estará bastante limitado. La relación de México con la UE y en específico con países miembros como Alemania, España o Francia, que son potencias no sólo económicas sino también en políticas, tienen un valor estratégico para el país, pues pueden ser socios fundamentales en los foros multilaterales, en la ONU, el Consejo de Seguridad y en foros como el G-20, el G-7 o en la Organización Mundial de Comercio (OMC). Hoy, más que nunca, es importante contar con este tipo aliados en otras latitudes ante la amenaza que representa Donald Trump.

¿Cuáles son las mejoras que se deberían incorporar a una actualización del acuerdo entre la UE y México?

Los acuerdos con la UE tienen la característica de involucrar diálogos en distintos niveles: el nivel del poder ejecutivo, a nivel parlamentario y con la sociedad civil. El acuerdo de México con la UE tiene la parte del diálogo entre los poderes ejecutivos muy claro, pero la parte del diálogo político está medio difuso y ha quedado rezagado. Por lo que respecta al diálogo con la sociedad civil, éste no existe de manera institucional. En cambio, en los acuerdos con Chile, Centroamérica, Perú o Colombia está mucho más claro, son acuerdos donde el diálogo parlamentario es muy claro y el diálogo con la sociedad civil también. Esto le da garantías y legitimidad a los acuerdos y los fortalece. Si algo tendríamos que empezar a construir con Estados Unidos es justamente una red de actores de sociedad civil que puedan interactuar entre México y Estados Unidos, y esto sería una apuesta interesante.

[email protected]

Última actualización 22/01/2017

Fe de errores

 

  1. Se modificó el cargo de Luis Huacuja a Responsable del Programa de Estudios sobre la Unión Europea en el Posgrado de la UNAM.
  2. Cambio de "decimosexta ronda" a "decimoquinta ronda".
  3. Pasa de "Comunidad Europea" término incorrecto a "Unión Europea".
  4. La aseveración correcta es que México no cuenta con embajador en China. Lo mismo en el caso del aprovechamiento de Chile y Perú, que debe también referirse a China y no la la UE.
  5. Pasa de "relaciones bilaterales" a "relaciones multilaterales".
  6.  

LAM