El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el martes que un acuerdo para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) podría ser completado rápidamente, mientras los ministros de los países socios se preparan para reunirse más tarde buscando zanjar diferencias.

Los ministros de Estados Unidos, Canadá y México presionan por un acuerdo rápido para evitar que choque con las elecciones del 1 de julio en México, lo que implica superar grandes diferencias respecto a varias demandas estadounidenses.

"TLCAN, como saben, se está moviendo. Tienen una elección muy pronto. Y será interesante ver qué pasa con esa elección. Pero lo estamos haciendo muy bien con el TLCAN. Podría hacer un trato muy rápido, pero no estoy seguro de que sea lo mejor para los intereses de los Estados Unidos (...) Veremos qué sucede", dijo Trump a periodistas en una reunión de gabinete.

El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, dijo más temprano que lograr un acuerdo dependerá de la flexibilidad de los negociadores, aunque subrayó que su país no aceptaría aranceles de Estados Unidos sobre el acero y el aluminio, por lo que un TLCAN modernizado debería servir para resolver el tema.

"Cuando empiezas a caminar hacia una meta nadie puede garantizar que la alcanzarás. Ello depende del compromiso y flexibilidades alrededor de la mesa", dijo Guajardo a periodistas en Washington cuando lo cuestionaron sobre si un acuerdo era inminente.

El funcionario agregó que no había necesidad de un acuerdo por separado con Estados Unidos antes del 1 de mayo, cuando termina la exención arancelaria al aluminio y al acero.

"No, creo que lo que hagamos debe tener en cuenta qué vamos a hacer en el TLCAN (...) México ha sido muy claro. No aceptaremos ningún tipo de restricciones en aluminio o acero", dijo.

Trump anunció en marzo aranceles de 25% sobre el acero y de 10% sobre el aluminio, aunque exentó temporalmente a México y Canadá de tales tarifas.

Los negociadores han dicho que un nuevo TLCAN podría ser posible a principios de mayo, y los funcionarios elogiaron el progreso en el tema clave de las nuevas reglas del sector automotor la semana pasada.

"En los siguientes 10 días podemos realmente tener un nuevo tratado en principio (...) ya estamos muy avanzados, ya tenemos entre nueve y diez capítulos listos para la aprobación de los ministros", dijo a una radio mexicana Moisés Kalach, representante del sector privado en las conversaciones.

Para que ello ocurra, sin embargo, Guajardo, la canciller canadiense Chrystia Freeland, y el Representante Comercial estadounidense, Robert Lighthizer, deben superar temas espinosos como el endurecimiento de las reglas de origen para los automóviles y los mecanismos para resolver controversias.

"En cuanto veamos la voluntad política del Gobierno americano (estadounidense) de ir hacia un trato final, me parece que lo podemos hacer", agregó Kalach.

abr