El presidente estadounidense, Donald Trump, atacó nuevamente a la Reserva Federal (Fed) y llamó “despistado” a su presidente, Jerome Powell, después de que se encendieran las alarmas en Estados Unidos por una posible y futura recesión económica.

“Nuestro problema es con la Fed. Subieron (las tasas de interés) demasiado y demasiado rápido. Ahora demasiado lento para bajarlos; otros países se lo están agradeciendo al despistado Jay Powell y la Fed”, criticó Trump en su cuenta de Twitter.

El mandatario catalogó de “locura” la inversión de la curva del rendimiento de la deuda pública a corto y largo plazo que se registró en el mercado de bonos y que llevó a analistas a pronosticar una recesión en los próximos 36 meses.

Los inversionistas se fijaron en el mercado de la deuda estatal, en el que la rentabilidad de los bonos del Tesoro a 10 años se situó en torno a 1.596% y la de los títulos a dos años en 1.593%, tras invertir sus posiciones brevemente.

Esta situación generó inquietud entre los inversionistas, ya que el fenómeno ha precedido a varias recesiones y muchos lo consideran una señal de que la economía va en picada.

“Deberíamos estar cosechando grandes recompensas y ganancias, pero la Reserva Federal nos está frenando”, opinó al respecto Trump, que a la vez defendió su estrategia comercial con China y consideró que su guerra comercial con la potencia asiática “no es un problema”.

Trump salió al paso de las críticas después de que la etiqueta #TrumpRecession se convirtiera en una de las tendencias de Twitter en Estados Unidos.

Pese a que tradicionalmente los presidentes del país no han opinado sobre la política monetaria, que es potestad de la Fed, es ya habitual que Trump critique los movimientos del banco central estadounidense y de Powell, quien él mismo eligió para el cargo.

Sin ir más lejos, Trump presionó la semana pasada a la Fed para que vuelva a bajar las tasas de interés de referencia en el país, apenas una semana después de que el banco las rebajara un cuarto de punto, hasta el rango de entre 2 y 2.25 por ciento.

Ese fue el primer recorte del precio del dinero en Estados Unidos en más de una década. El anterior se produjo justo después de la crisis financiera de finales del 2008.

La próxima reunión de política monetaria será el 17 y 18 de septiembre y en ella se darán a conocer las nuevas previsiones de crecimiento e inflación.

Por otro lado, aseguró que China debe centrarse en trabajar de forma “humana” con Hong Kong antes de llegar a un acuerdo comercial con Estados Unidos.