Tres de los 12 bancos regionales de la Reserva Federal (Fed) se opusieron a elevar la tasa que los bancos comerciales pagan por créditos de emergencia antes de la más reciente reunión de política del banco central de Estados Unidos, mostraron el martes las minutas de la discusión de la tasa de descuento.

La Fed elevó la tasa de descuento en un cuarto de punto porcentual a 2.25% y también subió su tasa de interés referencial en su reunión del 20 y 21 de marzo.

Los directores de los bancos de la Reserva Federal de Chicago, Minneapolis y Atlanta votaron el 8 de marzo a favor de mantener la tasa de descuento estable, afirmando que los datos económicos no son lo suficientemente robustos como para justificar un cambio de política, según las minutas divulgadas el martes.

No obstante, el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic, votó el 15 de marzo a favor de subir las tasas, según las minutas. Bostic también votó por elevar la tasa referencial del banco central estadounidense en la reunión del 20 y 21 de marzo.

El derecho a voto sobre política monetaria rota anualmente entre los presidentes de los bancos regionales de la Fed y los jefes de la Fed de Chicago y de Minneapolis no votan este año.

WILLIAMS ANTICIPA INFLACIÓN DENTRO O POR ENCIMA DE OBJETIVO

Por su parte, el presidente de la Fed de San Francisco, John Williams, dijo el martes que espera que la inflación avance hasta cumplir con la meta del banco central estadounidense de 2% este año y que permanezca dentro o sobre ese umbral por “un par de años más”.

A fin de evitar que la economía se sobrecaliente, Williams dijo en una visita a Madrid que era necesario que la Fed siga elevando sus tasas de interés.

La tasa de fondos federales de la Fed actualmente se ubica en un rango de entre 1.5 y 1.75%, y una mayoría de autoridades del banco central anticipa que la tasa referencial debería ubicarse en entre 3.1 y 3.6% al 2020.

ELEVADA DEUDA DAÑARÍA ECONOMÍA: HARKER

En cuanto a los crecientes niveles de deuda, éstos podrían disuadir a potenciales estudiantes de cursar estudios, comprar casas y hacer otras inversiones, dañando al conjunto de la economía estadounidense, dijo el martes el presidente de la Fed de Filadelfia, Patrick Harker.

A su vez calificó el mercado laboral estadounidense como “bastante ajustado” en un discurso en el que se centró en los préstamos estudiantiles, que ascendieron a 1.34 billones de dólares hace un año, con unas tasas de morosidad calificadas por la institución como “obstinadamente altas”.

“Me preocupa que la sombra de la deuda que cierne sobre los estudiantes, junto a un aumento de la incertidumbre sobre los programas de perdón de préstamos y repagos ligados a los ingresos, pueda disuadir de ir a la universidad a algunos estudiantes potenciales, sobre todo en familias de ingresos bajos y medianos”, comentó Harker en declaraciones preparadas.

“Si la capacidad de nuestras generaciones más jóvenes de participar en la economía se ve afectada de forma adversa, así pasará también en general con nuestra economía”, afirmó en la Saint Joseph’s University en Filadelfia.