En caso de que en el 2020 la economía mexicana no avance como se espera y que ello impacte sobre los ingresos presupuestarios del gobierno, todavía hay margen para recortar el gasto público, indicó Gabriel Casillas, presidente del Comité Nacional de Estudios Económicos del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

“Hay margen para recortar el gasto. Creo que todavía hay muchas direcciones y muchas secretarías que no necesariamente deberían seguir como están. Entonces, para recortar hay”, dijo en conferencia de prensa.

Lo anterior lo comentó en referencia a que, si los ingresos del gobierno serán suficientes, ya se absorbieron recursos del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios y el presidente mantiene su postura de que en la primera mitad de su sexenio no se hará una reforma fiscal.

“Es importante mejorar la recaudación, porque la situación económica no ha sido buena y se sigue gastando. Entonces, si se quieren mantener los programas sociales, se requiere más recaudación. Y si no se logra, se tendrá que recortar el gasto”, destacó Casillas.

Al respecto, Ángel García-Lascurain, presidente nacional del IMEF, agregó que uno de los mayores riesgos que perciben en el 2020 son las estimaciones macroeconómicas de la Secretaría de Hacienda en la economía y en los ingresos.

“La preocupación que tenemos es que vemos supuestos muy optimistas en el Paquete Económico de este año; vemos una plataforma de producción petrolera muy elevada, respecto de lo que presentó el año pasado, y también vemos un elevado crecimiento de la economía, lo que podría afectar los ingresos”.

En su última revisión de la economía mexicana, el IMEF prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) del 2019 se ubique en 0%; en el 2020, en 1%, y en el 2021 no ven un mejor panorama, ya que su estimación se ubica en 1.5 por ciento.

Otro aspecto de riesgo que ven los integrantes del IMEF es la calificación de Pemex y de la deuda soberana. Sin embargo, Casillas aclaró que nadie está esperando que México pierda el grado de inversión. “En deuda soberana, para Fitch, México está dos escalones arriba del grado de inversión, y para Moody´s, el país está cuatro escalones arriba”.

T-MEC es parte de la estabilidad y crecimiento

García-Lascurain mencionó que, entre los factores que considera que pueden ayudar a mover la economía, están la reducción de tasas de interés por parte del Banxico, la inversión en infraestructura entre el sector público y privado, y la ratificación completa del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Debemos estar conscientes de que el T-MEC es sólo un ingrediente para generar estabilidad y crecimiento. Se debe complementar con un conjunto de políticas públicas coherentes y enfocadas a promover la inversión privada”.

Respecto a las tasas de interés, Casillas comentó que para este año prevén que en el 2020 se ubiquen en 6.50% y en el 2021 en 6.25 por ciento. “Creemos que este año se mantendrá en 6.5% por la incertidumbre que se pueda generar alrededor de las elecciones de Estados Unidos, y por posibles declaraciones de Donald Trump”.

[email protected]