España captó en las sucesivas emisiones de deuda del 2012 a distintos plazos más de 205,000 millones de euros, aunque, si se tiene en cuenta sólo la deuda a mediano y largo plazo, el Tesoro captó 97,057 millones de euros, lo que supone 113% de lo presupuestado para el 2012.

Este superávit se destinará, indica el Ministerio de Economía, a prefinanciar las necesidades del 2013 y a atender los compromisos con los inversionistas.

Según consta, en los presupuestos generales para el 2013, este año el Estado tiene previstas emisiones brutas por importe de 207,173 millones de euros, por encima de los 186,100 millones que estaban presupuestados para el 2012.

De esta cifra total, 159,153 millones serán para financiar los vencimientos de deuda, aunque los datos de la agencia Bloomberg sitúan los vencimientos del 2013 al borde de 180,000 millones de euros.

Respecto del conjunto de emisiones realizadas en el 2012, la responsable de análisis de Self Bank, Victoria Torre, indica que en la nota final del examen se consiguió un notable alto , en vez de un sobresaliente , por distintos motivos.

En primer lugar, destaca los elevados costes de financiación que se han tenido que pagar en algunos momentos, y que se han traducido en un pago adicional de 10,000 millones de euros en intereses con respecto al 2011.

Asimismo, se refiere a los plazos de emisión, más cortos de lo habitual, ya que más de 70% de las emisiones han sido a 5 o menos años, cuando este porcentaje no llegó a 60% en 2011: no es bueno el recelo que despiertan los plazos más largos entre los inversionistas.

No obstante, el difícil contexto, lo cierto es que la deuda soberana española y la confianza que despierta entre los inversionistas ha mejorado.

Durante el año pasado, la prima de riesgo de España osciló entre el mínimo de febrero -299.8 puntos base- y el máximo desde la creación del euro -en 638 puntos- a finales de julio.

En lo que va de año, el mercado de deuda soberana europea, y en particular la prima de riesgo de España, que mide el grado de confianza de los inversionistas, ha comenzado con buen pie y en apenas tres días ha perdido cerca de 50 puntos base, desde los 394 con los que cerró diciembre a apenas 350 actuales.

Sobre el riesgo del país, Victoria Torre comentó, que aunque en las últimas semanas respiramos con cierto alivio cuando vemos la prima de riesgo en 400 puntos y el bono a 10 años en 5.3%, después de haber tocado el infierno con la punta de los dedos viendo el bono en 7.5% y la prima en 638 puntos , no deberíamos olvidar que en abril del 2010 la prima rondaba los 130 puntos base. Algo que hoy nos parece un sueño, recuerda.

Se nos antoja a priori -prosigue la analista- una tarea difícil seguir financiándonos con tipos por encima de 4%, y más en un país en el que el crecimiento seguirá brillando por su ausencia.

En los tres días negociados de enero, la prima de riesgo ha perdido cerca de 50 puntos, desde los 394 con los que cerró diciembre a los 350 actuales.

El próximo jueves, el Tesoro español subastará bonos a dos años con vencimiento el 31 de marzo del 2015, bonos a cinco años con cupón de 4.50% y vencimiento el 31 de enero del 2018, y obligaciones con cupón de 5.90% y vencimiento el 30 de julio del 2026.

Las subastas se realizarán en un clima de relajación de la prima de riesgo española, que ha registrado una fuerte caída en las primeras sesiones del año, gracias al acuerdo al que llegaron los congresistas en Estados Unidos, para evitar el precipicio fiscal.

En alianza informativa con