El presidente de Brasil, Michel Temer, pronosticó que la economía más grande de América Latina saldrá de la recesión profunda en la que se encuentra y que "derrotará a la crisis" el próximo año, incluso mientras la tasa de desempleo volvió a subir.

El número de desempleados en Brasil superó la marca de 12 millones y el índice de paro llegó a 11,9% en el periodo septiembre-noviembre, un máximo desde el inicio de la serie histórica en 2012, informaron el jueves fuentes oficiales.

La tasa de desocupación aumentó una décima respecto al "trimestre móvil" agosto-octubre, cuando era de 11,8%; y 2,9 puntos porcentuales en comparación con el mismo periodo de 2015, cuando se situaba en 9%, precisó el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Brasil perdió 116.747 puestos de trabajo en noviembre, informó el jueves el Ministerio de Trabajo, un desempeño mucho peor que el esperado en momentos en que la economía local busca dejar atrás una profunda recesión que lleva ya dos años.

Los despidos se incrementaron respecto a octubre, cuando las compañías brasileñas recortaron 75.000 puestos, y estuvieron muy por encima de las expectativas promedio del mercado, que los calculaban en 62.000.

Brasil se halla sumido en su peor recesión en más de un siglo y los analistas prevén que el índice de desempleo se siga degradando por lo menos hasta mediados de 2017.

Después de que se publicaron estos números, Temer dijo a periodistas que estaba muy preocupado por el alto desempleo, pero aseguró que las reformas aplicadas por su gobierno empezarían a cambiar la dirección del país en la segunda mitad del próximo año.

El Congreso ya aprobó un tope de gastos para hacer frente a un déficit grave y una iniciativa de reforma al sistema de seguridad social está avanzando en el poder legislativo. El gobierno también ha propuesto una reforma laboral.

Temer dijo que 2017 "será el año en el que se derrotará a la crisis... Creemos, según proyecciones económicas, que a partir del segundo semestre del próximo año, es muy probable que el desempleo caiga en función de las medidas que estamos tomando".

Los economistas esperan que la economía de Brasil vuelva a crecer el próximo año, pero tal vez solo por un margen pequeño. El desempleo, sin embargo, generalmente tarda en repuntar cuando hay recuperación económica, y la tasa de Brasil podría aumentar aún más antes de que doble la esquina.

Brasil buscará reformar su código tributario en el 2017, dijo el presidente Michel Temer, prosiguiendo con sus propuestas anteriores para modificar el sistema de pensiones y la legislación laboral.

En una conferencia de prensa en Brasilia, Temer dijo que espera que las reformas propuestas sean aprobadas con rapidez en el Congreso.

En parte porque la situación económica es muy grave, las reformas del gobierno han recibido un apoyo amplio en el Congreso hasta ahora, pero los escándalos políticos podrían dificultar cada vez más el gobierno del presidente Michel Temer.

Las acusaciones de que aceptó contribuciones ilegales en campaña algo que él niega incluso podrían retirarlo del cargo.

Con información de AFP, AP y Reuters

rarl