El presidente brasileño Michel Temer presentó el jueves una propuesta de reforma laboral que da rango de ley a las negociaciones colectivas y permite flexibilizar las jornadas de trabajo.

Como parte de sus reformas para reactivar una economía en recesión y con la intención de bajar el alto desempleo en el país, el mandatario elaboró ese proyecto de ley junto a empresarios y sindicalistas. La propuesta será enviada con urgencia al Congreso.

Tras el fuerte rechazo en las calles contra la aprobación la semana pasada en el Congreso de una ley que congela el gasto público durante 20 años y mientras trata de modificar el régimen de jubilaciones, Temer agregó a su conjunto de reformas nuevas medidas microeconómicas y de fomento del empleo.

NOTICIA: Brasil anuncia plan para estimular la economía y el empleo

Actualmente hay casi 12 millones de personas sin trabajo en Brasil, el 11.8% de la población activa.

Entre los puntos principales del proyecto, que prevé reformar la Ley del Trabajo de 1943, destacan los siguientes:

- Negociación: lo acordado en una negociación colectiva entre patrones y sindicatos podrá prevalecer sobre la legislación laboral en asuntos relativos a la división de las vacaciones en hasta tres bloques por año, participación en las ganancias de la empresa, tiempo para desplazamientos, trabajo a distancia y remuneración por productividad, entre otros.

- Trabajo temporal: los contratos temporales se extenderán de un plazo actual de 90 días prorrogables por 90 días más a un sistema de contratación por 120 días con posibilidad de extensión por otros 120 más por única vez. A los trabajadores temporales se les asegurarán los mismos derechos que a los trabajadores con contrato fijo.

NOTICIA: Brasil recorta estimación de crecimiento a 1% en 2017

- Horas de trabajo: el régimen de contratación a tiempo parcial podría aumentar del actual límite de 25 horas semanales sin horas extra a 26 con seis horas extras, o a 30 horas por semana sin horas extra. También se flexibilizan las reglas sobre la jornada de trabajo completa, que actualmente no puede sobrepasar las ocho horas diarias con posibilidad de hasta dos horas extra por día. Con los cambios, será posible trabajar hasta 12 horas en un día sin ganar horas extra siempre que se respete la jornada de 44 horas semanales o 220 mensuales.

- Mercado informal de empleo: el proyecto prevé la aplicación de multas de 6,000 reales (unos 1,800 dólares al cambio actual) por cada trabajador no registrado oficialmente. Pequeñas empresas pagarán multas menores. Las empresas que contraten trabajadores temporales deberán enseñar los comprobantes del pago de sus obligaciones sociales con los empleados.

- Protección al empleo: se extenderá el Programa de Protección al Empleo creado en julio del 2015 por el gobierno de la entonces presidenta Dilma Rousseff, que establece que el empleado podrá ver su jornada y su salario reducidos pero no será despedido.

abr