Las tasas de interés de la zona euro seguirán en “niveles muy bajos” a corto plazo, dijo el lunes Benoit Coeuré, miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE).

“Tenemos muy claro que las tasas de interés a corto plazo, las que controla el banco central, seguirán en niveles muy bajos, bastante más allá del horizonte de nuestra compra de activos”, dijo Coeuré a la emisora francesa BFM Business.

La semana pasada, el Banco Central Europeo mantuvo sus tasas de interés en su mínimo histórico y confirmó su amplio programa de compra de deuda durante este año, aunque abandonó su promesa de largo tiempo de incrementar las compras de bonos en caso de necesidad, dando otro pequeño paso para independizar a la economía de la zona euro de un prolongado estímulo monetario.

La tasa de interés continúa en 0% mientras que los bancos seguirán pagando al banco central un interés negativo de 0.40 por ciento.

En este sentido, Coeuré dijo que el Consejo de Gobierno no ha abordado un escenario bajo el cual se contemple una primera alza de tasas en la zona euro a mediados del 2019.

Respecto de los multimillonarios programas de compra de deuda pública y privada, el BCE reiteró que proseguirán a un ritmo de 30,000 millones de euros mensuales al menos hasta septiembre de este año.

Por su parte, Coeuré dijo que el marco temporal exacto y las modalidades para una salida del programa de estímulo aún no se han debatido.

“La inflación no está tanto donde nos gustaría”, añadió, en referencia al objetivo de inflación del BCE.

El banco central tiene un objetivo de inflación ligeramente por debajo de 2% a medio plazo. Actualmente se encuentra en 1.2%, su nivel más bajo desde diciembre del 2016.

En tanto, durante la reunión de política monetaria de la entidad el pasado jueves, su presidente Mario Draghi reveló una modesta mejora en la previsión del crecimiento económico de la zona euro, a 2.4 desde 2.3% anticipado anteriormente.

Las proyecciones del 2019 y el 2020 se mantuvieron sin cambios en 1.9 y 1.7%, respectivamente.