La economía de Estados Unidos creó 379,000 empleos en febrero y la tasa de desempleo se redujo ligeramente a 6.2%, informó el Departamento de Trabajo, un resultado mejor del esperado mientras el país se recupera del Covid-19.

Las nuevas contrataciones se dieron principalmente en el sector hotelero y de ocio, que había sido duramente golpeado por las restricciones implementadas en la pandemia, y que creó en febrero 355,000 puestos de trabajo.

Los analistas esperaban en total 200,000 nuevos puestos de trabajo.

La cifra de enero fue revisada en fuerte alza, de 49,000 nuevos puestos inicialmente estimados a 166,000.

Se trata de empleos en bares y restaurantes, pero también en otras actividades vinculadas a ocio y alojamiento, así como servicios de salud, ventas minoristas, e industria manufacturera.

Cayeron en tanto los empleos vinculados con educación, construcción y actividad minera.

Estas cifras sugieren que lo peor de la crisis pasó y que los empresarios parecen enfocarse en el mini boom económico que se espera para la primavera boreal.

La campaña de vacunación avanza y las ayudas públicas masivas pusieron dinero en las cuentas bancarias de los estadounidenses, por lo que se espera un incremento importante del consumo.

De los 22 millones de puestos destruidos durante la pandemia, la economía recuperó la mitad.

La tasa de desempleo se mantiene estable: pasó de 6.3% en enero a 6.2% en febrero, en línea con lo esperado por los analistas.

El desempleo entre los trabajadores negros aumentó, de 9.2% a 9.9 por ciento.