En México, la tasa corporativa que deben pagar las empresas tanto nacionales como extranjeras está por arriba del promedio internacional, de acuerdo con un estudio de la think tank Tax Foundation.

El estudio detalló que, en 1980, la tasa corporativa alrededor del mundo promedió en 40.38 por ciento. “Desde entonces, los países han reconocido el impacto que las altas tasas impositivas corporativas tienen en las decisiones de inversión empresarial, de modo que en el 2019 el promedio ahora es de 24.18 por ciento”.

Las empresas dentro de territorio mexicano deben pagar una tasa del Impuesto sobre la Renta (ISR) de 30%, pero también deben pagar otra tasa de 10% sobre dividendos y otra de 10% de Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU), aunque estas últimas las toma en cuenta el estudio.

En México, la tasa corporativa que se les cobra a las empresas, que es el ISR, ha sido uno de los temas más discutidos en los últimos años, sobre todo después de la reforma fiscal que impulsó Estados Unidos y que entró en vigor en el 2018.

El cambio más significativo que realizó el gobierno de Donald Trump fue bajar la tasa corporativa de 35 a 21%, con lo cual colocó a Estados Unidos dentro de las naciones con una tasa más atractiva para las empresas, además de que algunos previeron que México perdería atractivo ante esto, por lo que expertos e instituciones recomendaron impulsar una reforma en México lo antes posible.

A dos años de la reforma en el país vecino del norte, en México sólo se ha impulsado un beneficio fiscal para la zona fronteriza del país, en donde las tasas del Impuesto al valor agregado e ISR pasaron de 16 a 8% y de 30 a 10%, respectivamente.

El año pasado, en los Criterios Generales de Política Económica, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estipuló que no habría una reforma fiscal en la primera mitad del sexenio de Andrés Manuel López Obrador; sin embargo, sugirió monitorear cualquier posible impacto de la reforma estadounidense en la economía mexicana.

“Diversos estudios han identificado posibles canales de afectación como son un traslado de utilidades de empresas multinacionales, así como cambios en las decisiones de inversión. Si bien la evidencia muestra que a la fecha no se ha visto afectada la economía, la secretaría y el Servicio de Administración Tributaria continuarán revisando cuidadosamente la información oportuna con la finalidad de tomar acciones en caso de identificar afectaciones en la actividad económica y la recaudación”, refirió.

Tendencia mundial

Tax Foundation destacó que, a nivel mundial, las tasas impositivas empresariales han disminuido en las últimas décadas y la mayoría de los países sigue la tendencia. “La tendencia parece continuar, ya que varios países planean reducir sus tasas de impuestos corporativos en los próximos años”.

Refirió que de las 138 jurisdicciones del mundo, en sólo seis se han aumentado las tasas del ISR entre el 2000 y el 2019, mientras que otras 19 no han cambiado sus tasas y 113 las han reducido.

La disminución del promedio de la tasa corporativa mundial, de 1980 al 2019, ha sido de 40 por ciento. Antes de la reforma estadounidense, explicó la think tank, Estados Unidos era uno de los principales responsables de mantener el promedio alto.

En el 2017, Estados Unidos tenía la cuarta tasa impositiva corporativa más alta del mundo, mientras que ahora se ubicó debajo del promedio de los países.

“Con el tiempo, más países han modificado su tasa para gravar a las empresas a un nivel inferior de 30 por ciento”.

África, el continente con las tasas más altas

A detalle, el documento explicó que África es el continente, cuyas tasas a empresas son las más altas. De acuerdo con el análisis, en promedio las compañías deben pagar una tasa de 28.45% en la región africana. Le siguió América del Sur con 27.63%, América del Norte con 25.85%, Oceanía con 23.75%, Asia con 21.32% y Europa con 20.27 por ciento.

“En general, las naciones más grandes y más industrializadas tienden a tener tasas impositivas más altas que las naciones más pequeñas. Estas tasas suelen estar por encima del promedio mundial. El G7, que se compone de las siete naciones más ricas del mundo, tiene una tasa impositiva promedio de 27.65 por ciento. Los estados miembros de la OCDE tienen una tasa impositiva corporativa promedio de 23.59 por ciento. Los BRICS tienen una tasa legal promedio de 27.40%”, explicó el análisis.

¿Qué es la tasa corporativa?

La tasa corporativa se refiere a los impuestos que una empresa debe pagar respecto a los ingresos y ganancias que genera en los diferentes países del mundo. Dependiendo la jurisdicción, la tasa varía. En México, esta tasa es el Impuesto sobre la Renta que se le aplica a las personas morales.

[email protected]