La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la relación con Estados Unidos, son factores de más preocupación acerca de México que la entrada del gobierno de izquierda, advirtió el Director Ejecutivo del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF por su sigla en inglés), Hung Q. Tran.

Las señales emitidas hasta ahora por quien será el próximo responsable de las finanzas públicas, Carlos Urzúa, y su equipo económico, son de prudencia en el manejo de la deuda, confió.

Desde Washington, en la conferencia telefónica para presentar el Monitor de Deuda Mundial, consignó que la situación de la deuda mexicana es “bastante manejable”.

La deuda del gobierno como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) es bastante baja, afirmó, sobre todo si se compara con los niveles en la mayoría de economías avanzadas.

Al cierre del primer trimestre, el Instituto estima que la carga del gobierno mexicano es equivalente a 35.4% del PIB (esta medida es diferente al Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, que es la forma más amplia de representar la deuda). La medida es menos de la mitad de la mundial, equivalente a 86.9 puntos del Producto; está por debajo de 109.8% del PIB que representa para los llamados mercados maduros y  también compara favorablemente con 48.3% del PIB que en promedio manejan los mercados emergentes.

“Incluso en el contexto de un fortalecimiento del dólar y del aumento en las tasas internacionales de interés, las obligaciones del sector público, las del sector privado no financiero, y de las instituciones financieras,  son bastante manejables”, aseveró.

Deuda mundial, acelera

El reporte divulgado por el IIF evidencia que en el primer trimestre del año, el endeudamiento mundial se incrementó en ocho billones de dólares, que es el mayor ritmo de acumulación para un cuarto desde el mismo lapso del 2016.

Desde enero del 2016 a la fecha, el endeudamiento del planeta ha crecido en 30 billones de dólares, para ubicarse en 247 billones de dólares, equivalente a 318% del PIB. En el análisis, el IIF explica que la deuda del sector financiero tocó un máximo histórico de 61 billones de dólares.

En el desagregado, se observa que la situación para los mercados financieros, es también de un incremento. Consignaron que el fortalecimiento del dólar afectará el costo del fondeo de los mercados emergentes.

Fondeo emergente en riesgo

La deuda total de los mercados emergentes, excluyendo la financiera, aumentó en 2.5 billones de dólares, a un nuevo récord de 58.5 billones en el primer trimestre.

De acuerdo con el reporte, el fortalecimiento del dólar y la subida de tasas es un riesgo de refinanciamiento en dólares para economías como Argentina, Colombia, Egipto, y Nigeria.

El IIF cuenta con una importante membresía que incluye a instituciones como Lloyds Banking Group; BlackRock Inc., Banco Bradesco, Bancolombia, Interacciones, BBVA Bancomer, Grupo Financiero Banorte, Nomura Holdings; KBC Bank; China Life Insurance Company; JSC VTB Bank y CaixaBank, entre otras.