La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) generaría más volatilidad en el tipo de cambio —que derivaría en una mayor depreciación del peso— que la elección presidencial de julio próximo, consideró Banco Base.

Gabriela Siller, economista del banco, destacó que, actualmente, se ve una alta probabilidad de que haya un acuerdo positivo del tratado comercial tripartita antes de la elección de México y cada vez se ve menos probable que se rompa.

En este sentido, estimó que, si se destraba el TLCAN y si gana la elección presidencial alguien que respete lo logrado con la reforma energética, el peso podría apreciarse y el tipo de cambio llegaría a 17.50 pesos por dólar. Pero en el caso de que el acuerdo comercial se rompiera —lo que ve cada vez menos probable—, se llegaría hasta 22 pesos por dólar.

La especialista recordó que, en años en que ha habido elecciones presidenciales en México (en el 2000, el 2006 y el 2012), el peso se ha depreciado en promedio 12.53%, sobre todo en el punto más álgido de las campañas, que es en mayo.

Sin embargo, consideró que en este año, hasta ahora, el mercado está bastante tranquilo con el tema de la elección y la preocupación está más del lado de la renegociación del TLCAN.

La economista de Base pronosticó también que, si el TLCAN llega a buen término, la economía mexicana crecerá 2.5% en el 2018, ya que en los últimos dos trimestres de este año jalarían más inversiones, además de que ya habrá pasado la incertidumbre por la elección.

Gabriela Siller destacó la importancia que ha tenido en los últimos años la reforma energética en la entrada de Inversión Extranjera Directa, misma que en el 2017 alcanzó 31,830 millones de dólares.

En este sentido, consideró importante que quien gane la elección presidencial siga adelante con lo derivado de la reforma energética, pues de lo contrario habría una importante salida de capitales. No obstante, esto último lo ve poco probable.

En cuanto a la inflación, enfatizó que ésta ha seguido disminuyendo por el efecto del comportamiento de la no subyacente, por lo que ve probable que cierre el 2018 en 4.11% y que en el 2019 converja hacia la meta del Banco de México (Banxico). Así pues, refirió que este tema, al día de hoy ya no es tanto una preocupación.

Siller consideró en esta línea que el Banxico no subirá sus tasas este mes, sino que esperará a ver cómo fluyen la inflación y la renegociación del TLCAN.

Estimó que, si se da el escenario de una buena salida del TLCAN y gana la elección presidencial alguien que dé continuidad a la reforma energética, la tasa de referencia podría bajar hasta 7% al cierre del año.

Hoy está en 7.50 por ciento.

Finalmente, refirió que, independientemente de quién gane la elección presidencial, se debería impulsar una reforma fiscal para hacer contrapeso a la de Estados Unidos, que recientemente bajó el impuesto empresarial.

[email protected]