Uno de los mayores retos que deberá enfrentar el gobierno de Andrés Manuel López Obrador en materia de finanzas públicas es lograr el incremento de más de 10% en la recaudación de impuestos como se propone en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) del 2019, indicó Enrique Ramírez Figueroa, presidente de la Asociación Internacional Fiscal (IFA, por su sigla en inglés) en México.

“El gran reto es cómo va a crecer esta recaudación; sería interesante verlo, ciertamente tendrá que ser mediante un fortalecimiento a las acciones de fiscalización que la administración pasada hizo y que eran bastante fuertes y también el combate a la corrupción”, dijo en entrevista.

A su parecer, las medidas que están estableciendo, como disminuir las devoluciones y eliminar la compensación universal ayudarán, pero no serán suficientes para lograr la recaudación que se proponen.

De acuerdo con información de la LIF, para el cierre del 2019 se estima que los ingresos tributarios sean por 3 billones 311,373 millones de pesos, monto 11.9% mayor a lo que se aprobó en la LIF del 2018.

Si se compara con respecto a la recaudación que realmente se tuvo en el 2018, que fue por 3 billones 62,331 millones de pesos, el incremento sería de 8.1%, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El también expresidente del Comité Técnico Nacional de Estudios Fiscales del IMEF duda que el gobierno logre dicha recaudación ante los recortes de personal y de presupuesto que se hicieron en el Servicio de Administración Tributaria, organismo que se encarga de registrar el pago de impuestos de las personas físicas y morales.

Cobrar IVA en alimentos y predial, una vía

Ramírez Figueroa consideró que una de las vías que podría seguir el gobierno para aumentar la recaudación es generalizando el Impuesto al Valor Agregado (IVA) en alimentos y medicinas.

“Para un país que tiene una informalidad tan grande, gravar alimentos y medicinas sería una buena solución técnica, pero veo poco viable que Morena quiera aprobar una propuesta así”, aseveró.

Otro aspecto que se debería considerar, expuso, es que los estados puedan mejorar su capacidad administrativa para que puedan cobrar de manera eficiente el Predial, pues en muchas entidades se cobra mal o de plano la gente no paga el Predial.

Propuso que las participaciones que se entregan a estados y municipios se condicionen con base en la recaudación que cobren las entidades federativas.

“Deben limitarse las participaciones a quienes no cumplan con su meta de recaudación de impuestos (...) lo que actualmente cobran los municipios y estados es de risa, todo se lo estamos dejando a la Federación, y la Federación sólo se concentra en la población formal”, explicó.

Ingresos petroleros deben despolitizarse

Con respecto a los ingresos petroleros, el presidente de la IFA señaló que deberían despolitizarse, es decir, que ya no se genere un debate político de cuánto debe aportar Pemex al erario, sino cómo puede ser una empresa más productiva.

“El manejo poco técnico y politizado de ese tema ha sido perverso, siempre se ha usado (a Pemex) de caja chica. Si ganamos 100 pesos, 70 se deberían reinvertir en costos y 30 de utilidad, pero se quieren repartir ganancias de 50 pesos. Entonces, eso no es viable”.

Para el cierre del 2019, el gobierno espera obtener de la renta petrolera, 524,291.6 millones de pesos, lo que significaría 11.4% más respecto a lo que se estimó en el 2018, según datos de Hacienda.

[email protected]