El número de estadounidenses que presentaron por primera vez solicitudes de beneficios por desempleo volvió a aumentar la semana pasada, informó el Departamento de Trabajo.

Las solicitudes iniciales de beneficios estatales por desempleo aumentaron en 30,000, para colocarse en una cifra de 778,000 solicitudes ajustados por estacionalidad para la semana que terminó el 21 de noviembre. Es la segunda alza consecutiva en las solicitudes.

Economistas encuestados por Reuters habían pronosticado 730,000 solicitudes para la última semana. Igualmente, hay al menos 20.5 millones de personas cobrando beneficios de desempleo.

Asimismo, analistas coincidieron en que este aumento se dio por una nueva “explosión” de infecciones por Covid-19, ya que las restricciones al comercio están provocando despidos y socavando la recuperación del mercado laboral.

“Hay una recuperación de dos niveles de la recesión pandémica en la que la parte alta de la sociedad continúa gastando normalmente mientras que la parte baja del país hace largas colas en bancos de alimentos y para las que las oportunidades de empleo son escasas y poco frecuentes”, dijo Chris Rupkey, economista jefe de MUFG en Nueva York.

Los pedidos no ajustados subieron 78,372 a 827,710 la semana pasada. Los economistas prefieren el número no ajustado debido a las dificultades para ajustar los datos de por las fluctuaciones estacionales ante el shock económico causado por la pandemia.

Las solicitudes de desempleo se han reducido desde el récord de 6.867 millones en marzo, ya que alrededor de 80% de las personas despedidas temporalmente entre marzo y abril fueron contratadas de nuevo, lo que representa la mayor parte del repunte del crecimiento del empleo en los últimos seis meses.

Esa mejora, que se extendió a la economía en general gracias al robusto gasto de los consumidores, fue impulsada por el estímulo fiscal.

PIB récord en III Trim

En un informe separado publicado el miércoles, el Departamento de Comercio confirmó el ritmo histórico de expansión de la economía en el tercer trimestre.

En la segunda estimación del Producto Interno Bruto correspondiente al tercer trimestre se calcula que éste creció a una tasa anualizada de 33.1%, sin cambio respecto al primer cálculo.La economía se contrajo a un ritmo de 31.4% en el segundo trimestre, la baja más profunda desde que el gobierno comenzó a llevar registros en 1947.