Los precios de las viviendas unifamiliares de Estados Unidos subieron levemente más que lo esperado en noviembre respecto del mes anterior, mientras que su incremento anual fue el mayor en casi ocho años, mostró un sondeo de Reuters.

El índice compuesto S&P/Case Shiller de 20 áreas metropolitanas ganó 0.9% sobre una base desestacionalizada. Los economistas habían proyectado un alza de 0.8% en una encuesta.

El índice compuesto para 20 ciudades se elevó 13.7% en términos anuales, la mayor alza desde febrero del 2006.

Sin embargo, el lunes pasado el Departamento de Comercio reportó que las ventas de casas cayeron 7.0% a una tasa anual desestacionalizada, esto es 414,000 unidades. Las ventas de noviembre fueron revisadas a un ritmo de 445,000 unidades.

Las previsiones de diversos economistas sugerían que las ventas de viviendas nuevas, que se miden a partir de las firmas de contratos, se desacelerarían a un ritmo de 457,000 unidades en diciembre.

El segundo mes consecutivo de declive en las ventas de casas se produjo después del fuerte incremento de 14.9% en octubre y habría reflejado cierta presión por el clima frío que se extendió por gran parte del país el mes pasado.

Se espera que el mercado inmobiliario haya contribuido significativamente al crecimiento económico el año pasado, a través de inversiones residenciales y altos precios de las casas que han impulsado el valor neto de los hogares, permitiendo un mayor gasto discrecional.

MENOS PEDIDOS ?DE BIENES DURADEROS

Igual que las ventas de casas, los pedidos de bienes duraderos de Estados Unidos bajaron en diciembre, lo que podría opacar un panorama económico que en general luce bien.

El Departamento de Comercio informó que los pedidos de bienes duraderos bajaron 4.3%, golpeados por una débil demanda de equipos de transporte, metales primarios, computadoras y productos electrónicos y bienes de capital. La caída en diciembre de los pedidos de bienes duraderos, que incluyen desde tostadoras hasta aeronaves, fue la más intensa desde julio.