La balanza comercial de Argentina con Brasil arrojó en el 2011 un déficit de 4,242 millones de dólares, un aumento de 20% frente al rojo que se produjo en el 2010, según datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos argentino.

Las cifras oficiales se conocen en medio de una polémica por nuevas medidas impuestas por el gobierno de Cristina Fernández para autorizar importaciones y luego de que el ministro de Desarrollo de Brasil, Fernando Pimentel, se quejara destacando que Argentina siempre fue un problema para su país.

Según datos difundidos por el Ministerio de Industria argentino, ese país representó 19.5% del superávit comercial de Brasil en el 2011 y en el último año el déficit de Argentina en el comercio con su vecino fue de 5,800 millones de dólares, con un crecimiento interanual de las compras a Brasil de 23 por ciento.

Tras el inicio de la crisis económica internacional, a mediados del 2008, Argentina ha puesto en marcha diversos mecanismos comerciales para proteger su producción local, como la implementación de licencias no automáticas para la importación y acuerdos con sectores clave, como el automotriz, para balancear importaciones con exportaciones.

El vicepresidente argentino, Amado Boudou, consideró este lunes como algo lógico que surjan dificultades en el comercio bilateral con Brasil, el mayor socio comercial de Argentina.

Argentina con Brasil triplicó su comercio exterior y es lógico que aparezcan dificultades comerciales cuando se trabaja para acrecentar el comercio , aseguró.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica