La acusación por agresión sexual del director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, el domingo en Nueva York, sacudió a la clase política francesa y sobre todo al Partido Socialista (PS), al asestar un golpe mortal a su posible candidato a las presidenciales del 2012 en Francia.

No podrá ser candidato a la primaria socialista de octubre próximo con miras a las elecciones presidenciales en las que Strauss-Kahn, gran favorito en las encuestas -la última este domingo le otorga 26% de los votos en primera vuelta-, iba muy probablemente a enfrentarse al actual presidente francés, el conservador Nicolas Sarkozy, sostuvo el domingo el escritor Jacques Attali.

Pienso que no será candidato a la Presidencia , sentenció Attali, además exconsejero del difunto Presidente francés François Mitterrand.

Como todo el mundo, estoy estupefacta , afirmó la primera secretaria del Partido Socialista francés, Martine Aubry, quien pidió mantener la unidad del partido a un mes y medio de iniciarse el proceso de primarias para elegir a su candidato a la Presidencia.

La excandidata a la Presidencia en el 2007, Ségolène Royal, se declaró impactada , pero pidió que se respete la presunción de inocencia de DSK, como se le llama en Francia. Hay que evitar cualquier conclusión prematura , sostuvo el exjefe del PS, François Hollande, cuyas posibilidades de acceder a la investidura socialista aumentan si Strauss-Kahn queda fuera de juego. El gobierno francés, que reclamó prudencia , dijo a través de su portavoz François Baroin que respeta dos principios simples: el de un procedimiento judicial en curso bajo la autoridad de la justicia estadounidense (...) y el respeto de la presunción de inocencia . No juzguemos antes de saber , advirtió desde el Frente de Izquierda el exsocialista Jean-Luc Mélenchon. Esto no puede ser obra de DSK, el hombre al que todos conocemos , afirmó el diputado socialista Jean-Marie Le Guen.