Un juez de Nueva York negó el lunes la libertad bajo fianza al máximo dirigente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, por acusaciones de intento de violación y otros cargos criminales y los fiscales dijeron que están investigando si cometió un delito similar en el pasado.

Los abogados defensores, que trataron de obtener la liberación de Strauss-Kahn con un pago de 1 millón de dólares, negaron los cargos contra su cliente, cuyas esperanzas de convertirse en el próximo presidente de Francia parecen haber quedado arruinadas.

Strauss-Kahn compareció el lunes por primera vez en un tribunal desde que fue acusado de intentar violar a una empleada de limpieza de un hotel, en un caso que sacudió a la política francesa y conmocionó al FMI.

Los fiscales solicitaron que permaneciera detenido por temor a que pudiera huir a Francia si era dejado en libertad.

Strauss-Kahn deberá presentarse de nuevo ante el tribunal el 20 de mayo.

Las siete acusaciones contra el director general del FMI, acarrean una sentencia máxima total de 74 años y tres meses de cárcel, según los documentos presentados en la Corte este lunes.

Un abogado indicó que su defendido no se escapó del hotel y que la persona con quien estaba almorzando el sábado, el día del incidente, dará su testimonio.

Con un aspecto cansado y sombrío, Strauss-Kahn se reunió con sus abogados en una sala del Tribunal Penal de Manhattan antes de ingresar al recinto. Su cabello estaba despeinado y parecía estar usando la misma ropa que el domingo.

No estaba esposado cuando fue escoltado a la sala de registro en el tribunal.

Sus abogados dijeron que se declararía no culpable de los cargos de un acto sexual delictivo, detención ilegítima e intento de violación, lo que podría poner un humillante fin a su carrera pública y ambiciones presidenciales.

"Nuestro cliente voluntariamente dio su consentimiento para someterse a un examen científico y forense (...)", dijo William Taylor, abogado de Washington del jefe del FMI. "Está cansado, pero está bien", agregó.

RDS