El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo subió la semana pasada, pero la tendencia subyacente aún apunta a un mercado laboral sólido, que debería mantener a la economía con buen pie este año.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo aumentaron en 3,000 a una cifra desestacionalizada de 213,000 en la semana que terminó el 25 de agosto, dijo el jueves el Departamento de Trabajo. Los datos de la semana previa se mantuvieron sin cambios.

Economistas encuestados en un sondeo de Reuters habían estimado un incremento de las solicitudes de subsidios por desempleo a 214,000 para la última semana.