El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidios por desempleo cayó la semana pasada a casi un mínimo en 43 años, ante una mejoría del mercado laboral que podría apuntalar un crecimiento más veloz de los salarios.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo cayeron en 12,000 a una cifra desestacionalizada de 234,000, en la semana que terminó el 4 de febrero, informó este jueves el Departamento del Trabajo.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo subieran a 250,000 la semana pasada.

erp