El número de estadounidenses que solicitó subsidio por desempleo cayó la semana pasada desde un máximo de seis meses, lo que sugiere que la recuperación del mercado laboral sigue intacta a pesar de la turbulencia en los mercados financieros y de las señales de enfriamiento de la economía.

Los pedidos iniciales del beneficio estatal por desempleo bajaron a una cifra desestacionalizada de 278,000 en la semana que terminó el 23 de enero, desde 294,000 en los siete días previos, que había sido su máxima lectura desde comienzos de julio, informó este jueves el Departamento de Trabajo.

Economistas encuestados por Reuters habían previsto una caída de los pedidos del beneficio estatal a 282,000 para la semana pasada.

Las cifras han sido volátiles en las últimas semanas debido a algunas dificultades de ajuste para enfrentar las fluctuaciones estacionales.

erp