El número de estadounidenses que presentó nuevas solicitudes de subsidios por desempleo subió más de lo previsto en la última semana, pero la tendencia siguió apuntando a un mercado laboral firme.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desocupación aumentaron en 9,000, a una cifra desestacionalizada de 220,000 en la semana que terminó el 10 de agosto, dijo el jueves el Departamento del Trabajo.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters habían proyectado un crecimiento de los pedidos a 214,000 en el periodo.

El dato de la semana previa se revisó para mostrar que se presentaron 2,000 solicitudes más de las que se reportaron inicialmente.

Por otro lado, la productividad de los trabajadores estadounidenses se ralentizó en el segundo trimestre, en medio de un fuerte desplome de la medición en el sector manufacturero, mientras que los costos laborales fueron mucho más fuertes que los estimados previamente en el primer trimestre.

El Departamento de Trabajo dijo que la productividad no agrícola, que mide la producción de los trabajadores por hora, se incrementó en una tasa anualizada de 2.3% en el último trimestre.