Las nuevas solicitudes de subsidio por desempleo, indicador del nivel de los despidos en Estados Unidos (EU), cayeron a mínimos desde que la pandemia sacudió al mercado laboral, informó el Departamento de Trabajo de ese país.

El Departamento informó el jueves que hubo 576,000 peticiones la semana pasada, muy por debajo de las expectativas de los analistas, lo que marcó el registro más bajo desde el 14 de marzo del 2020, justo antes de que la pandemia irrumpiera en la actividad comercial y provocara millones de despidos.

Este nivel representó una caída de 193,000 solicitudes respecto a la cifra de la semana previa. Con estos datos, el promedio de las últimas cuatro semanas se ubicó en 683,000.

La consultora Oxford Economics señaló que espera una tendencia a la baja de este indicador a medida que la economía gane fuerza, “pronosticamos que más de seis millones de empleos serán creados en lo que queda de 2021”.

Por su parte, la firma HFE indicó que “estos datos son más consistentes con una economía que está relajando las restricciones y que sigue el camino hacia la apertura.

“Se espera que las solicitudes vayan cayendo en las próximas semanas y meses a medida que disminuyen los despidos y la actividad retoma su curso”, indicó la economista principal para Estados Unidos de HFE, Rubeela Farooqi.

Por otro lado, la cifra total de personas que se benefician de ayudas por haber perdido su empleo o por bajas de su salario sumó 16.9 millones a finales de marzo, según los últimos datos disponibles, esto representa 1.2 millones menos que la semana anterior.

Sólidos datos en ventas minoristas

Por otro lado, las cifras de las ventas minoristas mostraron los efectos del plan de estímulo por 1.9 billones de dólares, con un alza de 9.8% en marzo sobre febrero, ya que muchos hogares calificaron para un cheque del gobierno, de 1,400 dólares por persona.

“Con el cheque de estímulo en mano, los consumidores aprovecharon un clima más benigno y el aumento de las vacunaciones para gastar en coches, ir al centro comercial, a los restaurantes y a las tiendas de bricolage”, indicó la consultora Oxford Economics.

El nivel de marzo está muy por encima de las expectativas de los analistas, que esperaban un aumento de 5.3% y es incluso mayor que el aumento registrado en enero, de 7.6 por ciento.

La Fed destacó en su Libro Beige, publicado el miércoles pasado, que lo peor de la crisis parece haber pasado en Estados Unidos.