El número de estadounidenses que presentó nuevas solicitudes de subsidios por desempleo aumentó más de lo previsto en la última semana, aunque todavía no se produce un incremento significativo en el número de despidos producto de la ralentización del crecimiento económico en los últimos meses.

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desocupación subieron en 10,000 a una cifra desestacionalizada de 227,000 en la semana que terminó el 22 de junio, dijo el jueves el Departamento del Trabajo de Estados Unidos.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters habían proyectado que los pedidos aumentaran a 220.000 en el período.

El dato de la semana previa se revisó para mostrar que se presentaron 1,000 solicitudes más de las que se reportaron inicialmente.