Los pedidos semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos cayeron más de lo esperado, alcanzando su nivel más bajo en nueve semanas, informó este jueves el Departamento de Trabajo.

El ministerio registró 211,000 nuevas solicitudes para la semana que terminó el 23 de marzo, con un total de 5,000 pedidos menos en relación a la semana anterior, revisada a la baja.

El descenso podría ser producto de una desaceleración económica, aunque habrá que esperar hasta el 5 de abril, cuando se publican las cifras oficiales del mercado laboral de marzo, para entender el resultado semanal.

El promedio general de las nuevas solicitudes semanales de desempleo durante cuatro semanas fue de 217,250, es decir, 3,250 por debajo de la marca alcanzada en el mismo período de la semana anterior.

En comparación con el mismo período del año pasado, las nuevas solicitudes de beneficios por desempleo bajaron 2.7 por ciento.

El mercado laboral estadounidense se mantiene muy dinámico, con una tasa de desempleo de 3.8% en febrero. Pese a ello, la creación de empleos se ha estancado, sorprendiendo a analistas, con solo 20,000 contrataciones.