Las solicitudes semanales de subsidio por desempleo volvieron a crecer en Estados Unidos, lo que contradice las previsiones de los analistas y es una señal de que el mercado laboral sigue inestable, según datos publicados el jueves por el Departamento de Trabajo.

Entre el 27 de junio y el 3 de julio, 373,000 personas solicitaron prestaciones por desempleo, un incremento de 2,000 respecto a la semana previa, cuyos datos también fueron revisados al alza (7,000). Los analistas esperaban una caída a 350,000 solicitudes.

Ian Shepherdson, economista jefe de Pantheon Macroeconomics, cree que los analistas no tuvieron en cuenta el contexto: las vacaciones y la fiesta nacional del 4 de julio.

Por otro lado, muchos desempleados no pueden volver a trabajar porque no pueden conseguir una guardería para sus hijos este verano.

Aunque Shepherdson estima que es probable que esta situación continúe hasta finales de julio, asegura que “sin duda la tendencia subyacente seguirá siendo a la baja”.

Creación de empleo mejoró en junio

Hace unos días, el Departamento del Trabajo estadounidense informó que el crecimiento del empleo en ese país se aceleró en el mes de junio luego de que las empresas, desesperadas por impulsar la producción y los servicios en medio de una demanda en auge por la pandemia, aumentaron los salarios y ofrecieron incentivos para atraer a millones de desempleados reacios a volver a la fuerza laboral.

Las nóminas no agrícolas aumentaron en 850,000 puestos de trabajo el mes pasado después de crecer en 583,000 puestos durante mayo. No obstante, la tasa de desempleo creció a 5.9% desde 5.8% de mayo.