El Departamento de Trabajo de Estados Unidos informó el jueves que los pedidos de subsidio por desempleo, a la semana que terminó el 12 de septiembre, sumaron 860,000,  esto es 33,000 menos que la semana anterior.

Al mismo tiempo, se ajustó la cifra de solicitudes de la semana que culminó el 5 de septiembre, se incrementó en 9,000 solicitudes a 893,000.

“Para hablar de una continúa recuperación (las cifras ) deben seguir a la baja”, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base e indicó que la disminución en los pedidos de ayuda por desempleo es “poco significativa”.

Por su parte, Carlos Ramírez, analista de Integralia, mencionó que si bien los datos publicados muestran una recuperación en el mercado laboral, también muestran que dicha recuperación parece estar estancada.

“El mensaje es doble, por un lado, es buena señal que siga bajando este indicador, confirma que la economía estadounidense está mejorando en sus indicadores generales e incluso mejor que lo previsto, pero la recuperación parece haber encontrado un ritmo de mayor lentitud y eso sugiere que alcanzar el nivel pre-pandemia aún está muy lejos”.

Al ser cuestionados sobre si la cifra de solicitudes puede volver a rebasar el millón, los analistas coincidieron en que es probable; sin embargo, sería en caso de un rebrote del virus y que éste genere nuevas medidas de confinamiento.

“Todo pareciera indicar que lo peor ya pasó y que nos empezamos a acostumbrar al virus, y de continuar así, (las cifras de solicitudes) no tendrían que volver a rebasar el millón”, dijo Carlos Ramírez.

Estímulos ante crisis

Gabriela Siller mencionó que “los estímulos son importantes en una crisis, porque son la 'chispa' que genera el mayor crecimiento económico una vez que se ha perdido la confianza y la sincronización en la economía. En el caso de Estados Unidos, en las ventas minoristas hay una desaceleración importante, creemos que esto es cautela por parte de los consumidores y, precisamente, miedo a perder los estímulos”.

Agregó que los nuevos estímulos propuestos por el gobierno de Donald Trump ya deberían estar aprobados, sin embargo, en caso de no estarlo, al menos, a final de mes, esto significaría un “leve” repunte en la tasa de desempleo y en las solicitudes de ayuda por desempleo, sin embargo, dijo que sería temporal.

Destacó que los demócratas pueden seguir “bloqueando” la aprobación de los nuevos estímulos puesto que no “conviene” que continúe la recuperación, ya que es uno de los activos de Trump para las próximas elecciones presidenciales.

Por su parte, Carlos Ramírez dijo que los estímulos aprobados por el gobierno estadounidense desde que inició la pandemia, han ayudado a una “relativamente rápida” recuperación del empleo. Mencionó que si no se otorgan más apoyos, puede haber un “rebote” en la tasa de desempleo y en la cantidad de solicitudes de subsidio por desempleo.

El analista de Integralia agregó que el mercado laboral estadounidense tiene una característica muy especial que lo hace distinto al europeo o al de cualquier otro país “industrializado”.

“En Europa, por ejemplo, el choque de la pandemia no generó una elevación tan drástica en el desempleo (...) En EU, la contratación y los despidos son muy flexibles, entonces viene un choque fuerte, la misma flexibilidad del mercado laboral permite desprenderse de la fuerza de trabajo de manera muy rápida; sin embargo, la contratación de empleados no es tan veloz, pues hay un daño estructural en la economía a causa de la pandemia (...) Llegar al punto inicial va a tomar tiempo”.

valores@eleconomista.mx