El socio de Syriza al frente de Grecia está planeando proponer una amnistía fiscal sobre ingresos no declarados depositados en bancos griegos, en un intento de revertir la salida de fondos del país, según informó el líder del partido Griegos Independientes en una entrevista publicada.

Panos Kammenos, jefe del partido de centro-derecha que gobierna en coalición con los izquierdistas del nuevo primer ministro, Alexis Tsipras, sostuvo que propondría una ley que redujese los impuestos sobre esos ingresos a 15 desde 42%, con una exención sobre imposiciones futuras en los siguientes cuatro años.

En lo que se refiere a la preocupación de los bancos y su liquidez, creo que el clima mejorará pronto , dijo Kammenos a un semanario.

Los bancos griegos han sido golpeados en las últimas semanas, desde que la perspectiva de un desencuentro con los acreedores internacionales del país impulsara a muchos ahorradores a sacar su dinero. Los depósitos cayeron en diciembre por tercer mes consecutivo, y los banqueros esperan que la tendencia se acelere en enero.

En ese sentido, en enero el banco central de Grecia pidió al Banco Central Europeo que aprobara una línea de financiamiento interno de emergencia, como mecanismo de protección para los principales cuatro bancos del país helénico ante la eminente victoria de Syriza, ya que este triunfo podría seguir repercutiendo en el retiro de efectivo por parte de los clientes de las instituciones financieras.

En ese momento, los ejecutivos de Eurobank y Alpha Bank mencionaron que el pedido de sus bancos por una línea de liquidez de emergencia era por precaución y, en parte, vinculada a su exposición a hipotecas en francos suizos. Los bancos comerciales griegos dependieron mucho de esta línea fuertemente durante el momento más álgido de la crisis de deuda en el 2012.