El Reino Unido no ha llevado a cabo un análisis formal y por sectores del impacto que su salida de la Unión Europea (UE) puede llegar a tener sobre la economía británica, aseguró el miércoles el ministro encargado del Brexit, David Davis, quien además argumentó que estos estudios no serían necesarios por el momento.

Los comentarios agudizaron las críticas al gobierno por su forma de gestionar el proceso del divorcio con el bloque europeo, en un momento en el que las negociaciones con Bruselas se han estancado por una disputa sobre cómo abordar el tema de la frontera irlandesa tras el Brexit.

Davis se ha visto envuelto en un prolongado debate con parlamentarios de diverso signo político sobre qué trabajos preparatorios ha realizado el gobierno y sobre qué parte de dicho proceso debería ser público.

“Hasta donde yo sé, no hay un análisis sistemático sobre el impacto”, dijo Davis en una comisión parlamentaria, diciendo que sería más apropiado llevar a cabo ese análisis en una fase más avanzada de la negociación.

Esta observación le atrajo críticas inmediatas de los legisladores de la comisión, quienes dijeron que Davis se estaba contradiciendo con una afirmación previa, en la que aseguró que el gobierno tenía un análisis sobre los impactos sectoriales con un nivel de detalle “minucioso”.

“Ya sea por incompetencia o por falta de sinceridad, David Davis ha estado engañando al Parlamento desde el principio”, dijo Wera Hobhouse, integrante del comité del Brexit del Partido Liberal Demócrata.

“Es increíble que estas evaluaciones sobre el impacto ni siquiera existan, lo que significa que el gobierno no tiene idea de lo que sus planes sobre el Brexit le harán al país”, añadió.

El Parlamento podría tener un rol decisivo en el proceso de divorcio con la UE si bloquea o cambia la legislación que el gobierno propuso para promulgar el Brexit. La primera ministra, Theresa May, cuenta con una minoría en el Parlamento, además de que es vulnerable a una rebelión dentro de su propio partido, que está dividido respecto al abordaje del Brexit.