El presidente francés, François Hollande, dijo el sábado que los líderes griegos deben demostrar su compromiso para sacar adelante reformas profundas y que Europa debe tomar decisiones sobre el país tan pronto como sea posible cuando se conozca el informe de progresos de los acreedores internacionales de Atenas.

Hollande dijo también, tras una reunión con el primer ministro griego, Antonis Samaras, que Grecia debe permanecer en la zona euro, repitiendo las afirmaciones de la canciller alemana, Angela Merkel, que el viernes sostuvo una reunión similar con Samaras.

"(Grecia) debe demostrar de nuevo la credibilidad de su programa y la voluntad de sus líderes para seguirlo hasta el final, asegurando al mismo tiempo que es soportable para la población", dijo Hollande a la prensa.

"Desde el lado europeo, estamos esperando el informe de la troika", dijo, refiriéndose al grupo formado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). "Una vez tengamos este informe, una vez se confirmen los compromisos, Europa tiene que hacer lo que tiene que hacer", afirmó el líder socialista.

"Llevamos dos años y medio enfrentándonos a esta cuestión, no hay tiempo que perder, hay compromisos que reafirmar por ambas partes, decisiones que tomar, y cuanto antes mejor, eso significa que después del informe de la troika en la cumbre europea de octubre", añadió.

Por su parte, Samaras dijo haber asegurado al presidente francés que Grecia está decidida a superar la crisis de deuda y quedarse en la eurozona, lo que demostraría que Europa es capaz de resolver sus problemas.

"Algunos están apostando a que Grecia no lo conseguirá. Estoy aquí para asegurar al presidente de Francia que Grecia está decidida a conseguirlo y lo hará. (Hará) todo lo necesario para superar su crisis permanecer en la zona euro y jugar el papel que merece en la integración europea", manifestó.

El líder griego añadió que la recuperación económica es crucial para ayudar a cumplir sus objetivos.

El viernes, Merkel aseguró a Samaras que quiere que su país permanezca en la zona monetaria, pero no dio muestras de ceder a su petición de más tiempo para cumplir las duras metas del rescate internacional a Atenas.

Merkel también se atuvo a su política de delegar en el informe de la troika, aunque sí dijo que Hollande y ella no tienen duda de que quieren que Grecia conserve la moneda única.

En un intento de emular la alianza "Merkozy" que mantuvieron París y Berlín durante el mandato del predecesor de Hollande, Nicolas Sarkozy, la conservadora Merkel y el presidente socialista francés mostraron un frente unido, insistiendo en que Grecia debe cumplir sus objetivos antes de cualquier negociación de condiciones.

Los mercados se han mostrado optimistas respecto a que Europa, y en particular el BCE, ofrezcan por fin una acción decidida en septiembre, un atareado mes para la diplomacia del euro, para resolver la crisis de deuda soberana de la moneda.

Samaras dijo esta semana a un periódico alemán que Grecia puede mantenerse a flote si recibe su próximo tramo de ayuda después de octubre, pero que quebrará si el dinero no llega.

ERP