La Oficina de Pensiones Civiles de Tlaxcala se encuentra quebrada desde el 2005 y desde entonces se ha convertido en una presión latente de las finanzas públicas estatales, reconoció el secretario de Finanzas de la entidad, Ricardo García Portilla.

El funcionario explicó que por ahora, para poder garantizar al menos la quincena de los jubilados y pensionados se ha puesto un tope al pago mensual que les permitirá evitar que el colapso no llegue de manera inmediata.

Había pensiones de 40,000 pesos o más y lo primero que se hizo fue poner un tope, el mismo que tienen el IMSS o el ISSSTE, que son 19,000 pesos mensuales conforme al criterio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y así se está logrando que el colapso no llegue de manera inmediata , explicó.

Las aportaciones estatales de jubilados, pensionados y trabajadores en activo cubren apenas 50% de los egresos por nómina que se tiene que pagar.

Esta situación es sumamente grave. Desde el 2006 el gobierno del estado tenía que dar 32 millones de pesos a precios del 2011 para poder cubrir el déficit de pensiones.

SORPRESA OCULTA

De acuerdo con el funcionario, en el 2006 la erogación que dirigía el gobierno estatal para fondear a la Oficina de Pensiones representaba 18.7% de los ingresos propios estatales y para el 2011 representaba 65.3 de los ingresos recaudados en el 2009.

Se acerca el momento en que todos los impuestos que recauda la entidad se dedicarán a cubrir el déficit de las pensiones, lo que es claramente insostenible en el corto plazo , dijo.

Entre el 2006 y el 2010, el déficit para el financiamiento de la Oficina de Pensiones Civiles de Tlaxcala creció a un ritmo de 31% anual. Según estimaciones del gobierno estatal y basándose en cálculos actuariales, este déficit duplicará el presupuesto total para Tlaxcala en la próxima década.

Mientras los estados no transparentemos esta información, nos seguiremos llevando este tipo de sorpresas , lamentó el Secretario de Finanzas. El déficit del sistema de pensiones estatales creció exponencialmente en los últimos años.

ymorales@eleconomista.com.mx