Banqueros centrales reconocieron en el Foro de Davos que la pandemia y el distanciamiento social que se aplicó como medida para reducir la velocidad de contagios aceleraron el uso de medios de pago electrónicos.

Pero advirtieron que el terreno no es propicio aún para suponer que los activos digitales pueden sustituir al dinero en efectivo.

Al participar en el panel sobre “El papel de las monedas digitales”, el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, sostuvo que la innovación tecnológica a favor del sistema de pagos, ha sido bienvenida y ofrece claras ventajas en la situación sanitaria que ha enfrentado el mundo.

Advirtió que “mientras no se cuente con una regulación internacional, garantías para los usuarios, ni un respaldo de autoridades locales que otorguen algún tipo de certidumbre, los criptoactivos no se deben tomar como alternativa al dinero efectivo de curso legal”.

En el mismo panel, donde participó la Reina Máxima de Holanda y el CEO de Western Union Company, Hikmet Ersek, el banquero central dijo que el bitcoin no garantiza a los inversionistas la operación. No hay seguridad en su manejo para pagos, no es una moneda fiduciaria ni está amparada por ningún activo más allá de la buena fe de quien las utiliza.

Ahí mismo, el CEO de Western Union explicó que las criptomonedas son operadas por unos 8 millones de personas y sí han probado que son inclusivas, es decir, facilitan a las personas, realizar operaciones financieras internacionales de forma inmediata.

Ersek explica que no es lo mismo la situación y accesibilidad financiera que tiene un país de Europa, que los millones de personas que requieren hacer operaciones en algún país remoto de África.

Blockchain, la arquitectura

En la misma sesión participó Glenn H Hutchins, cofundador de Silver Lake Partners, quien comentó que lo relevante ahora es aprovechar la tecnología de bloques encriptados o blockchain, para crear redes reguladas de distribución de infraestructuras de mercados que faciliten el intercambio mundial de transacciones.

El banquero central de Inglaterra reconoció la ventaja que ofrece el blockchain para la operación del sistema financiero regulado.

Sin embargo, matizó que no hay fundamentos que garanticen que se sostendrá en el tiempo el manejo de las monedas como el bitcoin.

Por su parte, el CEO de Western Union reconoció la relevancia que tiene encontrar un marco regulatorio que proteja a los usuarios del sistema financiero, pero destacó que el manejo de dinero en efectivo tampoco ha garantizado la legalidad de todas las operaciones.

Este jueves está programada otra sesión dedicada al debate del tema de las monedas digitales.

ymorales@eleconomista.com.mx