Será hasta el 2015 cuando se estabilizará la deuda pública de los países desarrollados, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI). La expectativa no es válida para Estados Unidos y Japón, que mantendrán en aumento sus obligaciones todavía para el 2017, pronosticó el organismo.

Sin un plan estricto de consolidación fiscal en las dos economías más grandes del planeta se correría el riesgo de que la deuda pública llegue a 113% en las cuentas estadounidenses y a 256% en las arcas de Japón.

Al interior de su reporte semestral Fiscal Monitor , economistas de la entidad multilateral estimaron que de aquí al 2015 el promedio de la deuda pública en países desarrollados comenzará a disminuir hacia 85% del PIB.

La previsión sigue siendo riesgosa desde su óptica y considera que será un problema grave para los presupuestos en un momento donde sería necesario impulsar a la economía.

Según el radar del FMI, hay importante incertidumbre de que se pueda avanzar hacia la consolidación fiscal, por cuestiones políticas, lo que podría desencadenar una dinámica financiera similar a la que se observó el último trimestre del año pasado.

FIREWALL, SIN MECHA

De acuerdo con los economistas del FMI, la construcción del firewall en Europa que podría garantizar acceso al mercado de los gobiernos europeos no será suficiente mientras persista la vulnerabilidad de las arcas públicas.

Una vez construido el cortafuegos, se otorgará la certidumbre de que pueden movilizarse fondos para ayudar a los países que lo requieran de manera que se les conceda más tiempo para poner en marcha la consolidación y las reformas fiscales , se lee en el informe.

Sin embargo, estos cortafuegos, por muy robustos que se puedan armar, serán insuficientes si no se estabiliza la situación financiera de los gobiernos. Los graves problemas del presupuesto público, competencia económica y crecimiento no pueden solucionarse sólo con cortafuegos , finaliza el informe.

[email protected]