La convocatoria para presidir al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ante el término del cargo de Luis Alberto Moreno, está corriendo sin que los países miembros formalicen aún candidatura alguna.

Desde julio se sabe que el gobierno de Estados Unidos tomó la decisión de proponer al asesor de Seguridad Nacional para América Latina de la Casa Blanca, Mauricio J. Claver Carone. Pero hasta ahora, no hay un documento que confirme la nominación formal.

Un mes antes, Laura Chinchilla, expresidenta de Costa Rica, manifestó su intención de lanzarse a la candidatura y comenzó un road show por la región para exponer su plataforma. La candidatura tampoco ha sido presentada formalmente.

Desde enero, el gobierno argentino manifestó su interés en postular a su Secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Gustavo Beliz.

De acuerdo con María Cristina Rosas, analista del think tank Globalítika, la intención de EU, el principal accionista del BID, con más de 30% del poder de voto, “rompe con la regla no escrita, semejante a la que impera a la hora de elegir a los titulares del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La regla establece que quien presida el Banco Mundial debe ser un estadounidense, mientras la jefatura del FMI debe recaer en un europeo y la del BID, en un latinoamericano.

En efecto, la Unión Europea metió una iniciativa para posponer la elección del nuevo presidente del banco, hasta marzo del 2021, durante la Asamblea Anual,  después del proceso electoral de Estados Unidos. Una acción que no ha sido confirmada formalmente por el secretariado del BID, pero que ha sido publicada por el diario español El País.

Una votación sin precedente.

El secretariado del BID instó a los miembros a presentar sus nominaciones a partir del lunes 27 de julio e informó que correrá un plazo de 45 días para proponer a los candidatos y anunció que la votación se realizará de manera remota los días 12 y 13 de septiembre.

El BID está integrado por 48 miembros divididos en los no prestatarios y los prestatarios. Los proveedores que fondean el apoyo financiero del organismo y son identificados como los no prestatarios, cuentan con 50.01% de las acciones y poder de voto; y son Alemania, Austria, Bélgica, Canadá, Croacia, Dinamarca, Eslovenia, España, Estados unidos, Finlandia, Francia, Israel, Italia, Japón, Noruega, Portugal, Países Bajos, Reino Unido, Corea, Suiza, Suecia y China.

Los prestatarios, que se benefician de los recursos del banco son: Argentina, Bahamas, Barbados, Brasil, Chile, México, Trinidad y Tobago, Uruguay, Venezuela, Belice, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Surinam.

[email protected]