La Ley de Régimen Cambiario, que abre las puertas a una tercera fuente de divisas, viene a calmar el "apetito" de dólares, pero se activa en un momento "desafortunado" para Venezuela.

Así lo aseguró el presidente de Fedecámaras, Jorge Roig, en declaraciones a Unión Radio.

Estamos mucho más preocupados por la situación del país que por una eventual escasez de divisas o de dólares, es el país que se nos ha ido de las manos , dijo Roig.

Ha podido ser una excelente noticia tanto para los mercados internacionales como para la economía venezolana, porque viene a calmar el apetito fiscal de divisas , añadió el dirigente gremial, quien recordó que la norma recoge recomendaciones que estaba haciendo Fedecámaras al Gobierno desde finales de 2013.

Entre esas propuesta, destaca la despenalización del régimen cambiario y la incorporación de nuevos actores a la oferta del mercado de divisas.

Para Roig, las protestas contra el Gobierno en varias partes del país son producto de un "malestar social y económico", agravado por políticas que consideró erróneas.

La situación económica era previsible. No hay productos para los anaqueles y la peor noticia es que no habrá porque no se están tomando decisiones para que eso ocurra", aseguró.

"Creo que lejos de mejorar en materia económica va a seguir empeorando , advirtió el presidente de Fedecámaras.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica