Berlín.- La jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, se reveló contra la idea de una Alemania dominadora en Europa, pero advirtió que "ser sólo amables unos con otros" es un "mal servicio" a Europa, según una entrevista que se publicará el jueves en seis diarios europeos.

Merkel aseguró que se toma "en serio" la percepción de una Alemania que busca imponer sus puntos de vista a sus socios europeos, aunque la consideró "infundada". "Alemania es un importante país europeo y (...) asume la responsabilidad que se desprende", afirmó.

Pero más allá de la solidaridad necesaria, "ningún país no puede cargar con las deuda de otro" y "no podemos olvidar (...) la responsabilidad propia" de unos y otros.

Como es habitual, Merkel responsabilizó a los países en dificultades, a los que llamó a intensificar sus reformas con el fin de sanear sus finanzas públicas.

"Si retrocedemos antes estos esfuerzos, si sólo somos amables unos con otros, será seguramente un mal servicio rendido a Europa", aseguró Merkel, quien llamó a hacer esfuerzos concretos "cada día". "El sentimiento de Europa no será suficiente para darnos a todos prosperidad y empleo", agregó.

Ante las presiones de sus socios europeos y del Fondo Monetario Internacional (FMI) para que Alemania contribuya más al refuerzo de los mecanismos europeos de estabilidad financiera, Merkel insistió en que " es absurdo prometer más dinero si no luchamos contra el origen de la crisis" y defendió que las posibilidades de los alemanes "no son ilimitadas".

La entrevista con Merkel se publicará el jueves en seis diarios europeos: S#ddeutsche Zeitung (Alemania), Le Monde (Francia), El País (España), The Guardian (Reino Unido), La Stampa (Italia) y Gazeta Wyborcza (Polonia).

RDS