La solvencia del sector público, bancario y de los corporativos de Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España podría estar en riesgo si se mantiene la sequía del mercado en Europa, anticipan analistas de Barclays Capital (BarCap).

En audioconferencia, dictada desde Londres, los expertos evidenciaron que todos los indicadores financieros de los cinco países europeos muestran que sí podrían salir adelante aun con sus importantes deudas públicas. Esto si las condiciones del mercado se normalizan.

Pero advierten que el congelamiento del financiamiento europeo, que se ha profundizado en las últimas dos semanas, está poniendo en grave riesgo el cumplimiento de las obligaciones de corto plazo para los tres sectores.

El congelamiento del mercado es un término que se utiliza para describir la ausencia de operaciones de financiamiento por una alta aversión al riesgo; el antecedente próximo fue el último trimestre del 2008 en los mercados mundiales tras la quiebra de Lehman Brothers.

Las evidencias

Según el análisis de Piero Ghezzi y Christian Séller, el gobierno que tiene mayores necesidades de financiamiento en los próximos tres años es el español, por 448,000 millones de euros y le sigue Grecia con obligaciones por 158,000 millones en el mismo lapso.

Además, los analistas observaron que son el irlandés y el español, los países que tienen el más dramático deterioro , sobre todo por el aumento importante de sus carteras vencidas, ligado al altísimo desempleo que tienen.

Según estadísticas del FMI, España registrará este año una tasa de desempleo de 19.1%, con lo que muestra su supremacía como el mercado laboral menos resistente a la crisis entre los europeos, seguido por Irlanda con 13.4 por ciento.

El riesgo

Pese a tener importantes deudas públicas, que en el caso italiano representará 118 puntos de su PIB, los analistas de BarCap consideran que su bajo déficit primario y la menor exposición de su sistema bancario permiten diferenciarlo del riesgo.

Mientras a Portugal, que a menudo lo consideran el más parecido a Grecia , se encuentra en mejores condiciones financieras y ha tenido un mayor flujo de capital externo, lo que le pone en una mejor situación para realizar un fuerte ajuste fiscal que revierta el deterioro de las cuentas públicas.

Analistas engloban a Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España en la sigla PIIGS, por el claro deterioro de sus cuentas públicas y el impacto que podrían tener en la estabilidad de la eurozona.

ymorales@eleconomista.com.mx