El sector servicios de México fue en buena medida uno de los que más contribuyó al mal desempeño de la economía mexicana durante el primer trimestre del año, ante un menor ritmo de crecimiento del mercado interno.

De enero a marzo, el Producto Interno Bruto (PIB) creció 0.2% anual, la tasa más baja desde el último trimestre del 2009, resaltó Citibanamex, una cifra ligeramente por debajo de su expectativa de -0.1%, y de la proyección del consenso del mercado, de 0.3 por ciento.

Señaló que el mal desempeño de la economía en los primeros tres meses del 2019 es resultado en buena medida de una contracción de -0.2% (trimestre contra trimestre) en el sector servicios, su segunda lectura negativa desde febrero del 2013.

“A la reducción del PIB en el trimestre también contribuyó la contracción de -0.6% (trimestre contra trimestre) del sector industrial”, detalló el grupo financiero en un análisis.

Subrayó que el fuerte crecimiento que registró el sector primario, de 2.6% (trimestre contra trimestre) “no fue suficiente para compensar las disminuciones ya mencionadas en los otros sectores”.

A su vez, el informe “PIB 2019: De la desaceleración al estancamiento, ¿Y la Industria?”, elaborado por el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, revela que la economía enfrenta su mayor reto desde la recesión del 2009.

“La desaceleración ya tiene elementos de estancamiento económico, de una potencial recesión en la industria y una moderación del desempeño del mercado interno”, indicó.

El organismo dirigido por José Luis de la Cruz Gallegos señala que la evidencia es contundente: las actividades secundarias (industria) retrocedieron a tasa anual -2.1%, la mayor caída desde el cuarto trimestre del 2009.

Además de que la desaceleración se infiltró en el mercado interno: “las señales previas de precarización del mercado laboral y de menor recaudación de IVA eran ciertas”.

Dijo que el crecimiento de 1.0% de las actividades terciarias -servicios- también es la menor cifra de crecimiento en el sector desde el cuarto trimestre del 2009.

Con esto se confirma que el debilitamiento del consumo privado, del transporte y del gasto público provocó una moderación en el ritmo de expansión del mercado interno, enfatizó el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

Coincidió en que el crecimiento del sector primario de 5.6% -el más elevado desde el segundo trimestre del 2010- fue insuficiente para evitar el estancamiento económico, aunque sí logró evitar que el PIB fuera negativo.

En su opinión, México debe instrumentar un programa de desarrollo industrial que evite una mayor afectación al sector. “La ausencia de una estrategia integral en este sentido ha causado el freno de la economía”.