La actividad del sector de los servicios registró una aceleración en Estados Unidos, según el Instituto de Gerencia y Abastecimiento.

El ISM dijo que su índice de los servicios se elevó a 54.7 en noviembre desde 54.2 en octubre, con la lectura de 50 separando el crecimiento de la contracción.

El dato superó las previsiones de los analistas consultados por Reuters, que estimaban una medición de 53.5.

"El muy grande sector servicios de la economía de Estados Unidos permanece relativamente saludable", dijo Joseph Trevisiani, jefe estratega de Worldwide Markets, en Nueva Jersey.

"Hasta ahora se ha evitado la contracción en las manufacturas, pero lo peor probablemente venga en el primer trimestre del próximo año mientras la economía continúa desacelerándose", agregó.

Un reporte del lunes mostró que el sector manufacturero se contrajo tras dos meses de crecimiento.

Las acciones en Wall Street tuvieron pocos cambios tras el dato, pero cotizaban a la baja a media mañana en Nueva York.

También el miércoles, un informe mostró que los nuevos pedidos recibidos por las fábricas estadounidenses subieron inesperadamente en octubre, ya que la demanda por vehículos automotores y de otros bienes contrarrestaron una baja en las órdenes de aviones civiles y de defensa, una señal esperanzadora para el sector manufacturero.

Eso vino con otro reporte que mostró que la productividad de los trabajadores de la mayor economía mundial creció en el tercer trimestre a un ritmo mucho más veloz a lo estimado inicialmente, al tiempo que los costos laborales registraron su mayor caída en casi un año.

Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics, que ayuda a compilar el reporte de ADP, dijo que el crecimiento subyacente del empleo estuvo cercano a 150,000 en noviembre tras descontar el impacto de la tormenta Sandy y el adelanto de trabajos temporales al inicio de la temporada navideña.

ros