Las empresas estadounidenses dejaron a un lado los altos precios de la energía y contrataron personal en abril al ritmo más rápido en cinco años. No obstante, ese avance no impidió un alza en la tasa de desempleo, de acuerdo con cifras oficiales.

Las contrataciones del sector privado, impulsaron las nóminas no agrícolas en 244,000 unidades -más que los 186,000 empleos esperados por los economistas-, el mayor incremento en 11 meses.

El avance provino, fundamentalmente, del sector privado. Éste abrió 268,000 puestos laborales, un récord desde febrero del 2006, mientras que las nóminas del Estado se contrajeron.

Nos estamos acercando al punto donde vemos un crecimiento sostenido del empleo. Eso genera ingreso, que genera gasto y más empleos eventualmente , dijo Gary Thayer, economista de Wells Fargo.

El dato de abril marca el séptimo mes consecutivo en que se crean empleos, pese a que el ritmo aún resulta insuficiente para reducir los 13.7 millones de estadounidenses que permanecen desempleados. Las cifras de febrero y marzo fueron revisadas por el Departamento de Trabajo para mostrar que se crearon 46,000 empleos más que los estimados inicialmente.

A pesar de la cifra de creación de empleo mejor a la esperada, la tasa de desocupación subió a 9.0% desde 8.8% de marzo, que había sido un mínimo en dos años.

La tasa de desempleo se deriva de un sondeo diferente al de la creación de puestos de trabajo, que mostró una baja en el empleo.

Los economistas, sin embargo, dieron más importancia al sondeo entre los empleadores, que es más amplio y menos volátil. La Casa Blanca, en tanto, dio la bienvenida al informe.

La tasa de desempleo había caído un punto porcentual entero desde noviembre, pero el alza de abril reforzaría la postura de la Reserva Federal de mantener bajas las tasas de interés. Sin embargo, la expansión del empleo en abril, de mantenerse, podría llevar a algunos consejeros a insistir con sus llamados para subir las tasas.

Los detalles del informe fueron positivos, con la excepción del empleo público, que se contrajo por sexto mes consecutivo al eliminarse 24,000 puestos. El grueso de la creación de empleo en abril se ubicó en el sector privado de servicios, que abrió 224,000 puestos, 57,000 de ellos en la industria minorista.

El empleo en las industrias productoras de bienes aumentó en 44,000 plazas.

En tanto, las semana laboral promedio se mantuvo en 34.3 horas por tercer mes seguido y no hubo señales de presiones salariales, dado que las ganancias por hora subieron sólo 3 centavos de dólar.