Londres / Pekín.- El crecimiento del sector manufacturero mundial se desaceleró en mayo, debido a un freno en el ritmo de los nuevos pedidos en medio de la creciente incertidumbre por el impacto de la crisis fiscal europea en la frágil recuperación económica global.

China se enfría

El índice oficial de gerentes de compra de China retrocedió a 53.9 en mayo desde 55.7 en abril, una cifra ligeramente menor al pronóstico promedio de los especialistas consultados por Reuters, pero aún así fue el decimoquinto mes por sobre la marca de 50 puntos que separa la expansión de la contracción.

En tanto, un índice de compañías chinas realizado por la firma británica Markit para HSBC cayó en mayo a un mínimo de 11 meses de 52.7, tras una revisión a la baja en abril a 55.2.

"Los detalles sugieren que los riesgos de sobrecalentamiento en la economía china han disminuido debido a los problemas externos y el endurecimiento de las políticas internas", señalaron economistas de Citigroup.

Zona euro

En tanto, la actividad del sector manufacturero de la zona euro se expandió en mayo a un ritmo considerablemente más lento que el máximo de 46 meses anotado en abril.

Por su parte, el Reino Unido se las arregló para frenar la tendencia, ya que su indicador se mantuvo en el máximo de 15 años alcanzado en abril, aunque para Estados Unidos los economistas creen que aunque mayo pueda marcar el décimo mes en terreno positivo, el sector manufacturero verá una tasa más moderada que la de abril.

El índice de Gerentes de Compra de Manufactura de Markit en la Zona Euro (PMI) registró en mayo una cifra revisada de 55.8, su nivel más bajo en tres meses y una décima por debajo del dato preliminar, frente al 57.6 de abril. Inicialmente el dato fue reportado en 55.9.

Para Reino Unido, el dato permaneció en 58 puntos.

La economía y la divisa de la zona euro se han visto afectadas por la ola de incertidumbre derivada de la crisis fiscal de la región y los temores de que los problemas de Grecia puedan propagarse a otras economías de la periferia europea.

"Ha habido una desaceleración del crecimiento a nivel global y en la zona euro hay una demanda doméstica contenida debido a las medidas de austeridad implementadas en algunos países", dijo Luigi Speranza de BNP Paribas.

Otro dato de la zona euro mostró que el desempleo subió en abril a un máximo de casi 12 años del 10.1 por ciento.

El PMI global de mayo será analizado de cerca por los inversionistas debido a que este podría dar ciertas luces sobre el impacto de la crisis de deuda europea en la economía mundial.